Platense-All Boys 1964. Una final con interrogante

1162

Luego de ocho temporadas en la B Metropolitana, el Club Atlético Platense se consagró campeón de la divisional. Derrotó 1 a 0 a Estudiantes de Buenos Aires y jugará la temporada 2018/19 en una categoría más acorde a su historia. Hoy recordaremos otra final ganada por los calamares: la del campeonato de Primera B 1964. Aquella noche del  29 de diciembre de 1964, con sólo empatar, All Boys subía por primera vez a Primera División. Platense ganó y comenzó la polémica.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

 

1963 fue un año intenso para las categorías de ascenso argentino. El campeonato de Primera B fue apasionante. En la última fecha, Ferro, Sarmiento, San Telmo y Unión igualaron en 42 puntos. Un cuadrangular determinó el ascenso del club de Caballito a la máxima divisional. En Primera C el campeonato también se definió luego de una igualdad en la cima. Villa Dálmine y All Boys jugaron dos finales. El primer partido, jugado en el Gasómetro de Avenida La Plata finalizó sin goles. La semana siguiente, los violetas de Campana vencieron 1 a 0, gol de Juan Carlos Dominguez, logrando el ascenso.

Pero el mapa del ascenso cambió al año siguiente. Todo por el juicio de Newells a AFA. El club rosarino le inició acciones a la Casa Central de nuestro fútbol por la sanción que impidió su ascenso en 1962. Según todas las fuentes, el pleito se resolvería a favor de los rosarinos. El costo era altísimo para AFA, por lo tanto le ofreció la restitución de la Primera División. Esto generó un sin fin de controversias. Como medida general, el miércoles 14 de abril de 1964, a días que den comienzo todos los torneos, AFA decidió una amnistía general. Por la misma se suspendieron los descensos en todas las categorías por dos temporadas. Fue así que Estudiantes de La Plata no jugó aquel año el fútbol sabatino. Igual suerte corrió para Tigre y Central Córdoba en la B. Dos clubes con pasado cercano en la máxima divisional.

Pero el cambio de fondo estuvo en el campeonato de Primera B. El mismo pasó de 17 a 24 equipos. Para ello, ascendieron nueve clubes desde la Primera CAll Boys, Almagro, Argentino de Quilmes, Colón, Defensores de Belgrano, El Porvenir, Excursionistas y Talleres de Escalada.

.

ALL BOYS, CORAZÓN DE FLORESTA

All Boys 1964: Bertoni, Raúl Rodríguez, Borzani, Batagelj, Paladino, Betinotti y Grispo; Canadel, Carro, Bejarano, Luis Medina y Pedro Medina – All Boys se clasificó 1º en el Campeonato de la Zona Norte de la 1ª B de Argentina

El campeonato de 1964 de Primera B se dividió en dos zonas (Norte y Sur). Los seis mejores equipos de cada zona dirimirían dos ascensos en otro torneo. All Boys tenía un lindo equipo. Nombres propios como Eduardo Grispo – a préstamo de River -, el arquero Juan Carlos Bertoni – con paso por Argentinos Juniors en Primera División – , Rodolfo Betinotti y sus 175 partidos con Atlanta en la A. Surgía el juvenil delantero Osvaldo Canadel, quién luego sería parte del Racing de José. Muy buenos nombres para un equipo que llegaba desde la Primera C.

Canadel, Bejerano, Pedro Medina, Carro y
Luis Medina. La delantera de All Boys.
Dicen que los Medina se dieron de golpes
en el vestuario después de la final ante Tense.

Como se esperaba, All Boys fue la revelación del certamen. Finalizó primero en la Zona Norte, con perspectivas reales de ascenso a Primera A. Finalmente, el ascenso le correspondió a Lanús, dueño de un equipo donde sobresalían nombres propios importantes: Agustín Irusta al arco, la veteranía de Héctor Guidi, la inteligencia de Fernando Parenti y una dupla llamada a hacer historia: Miguel Ángel Silva y Bernardo Acosta. Los míticos Albañiles.

.

PENTAGONAL DE ASCENSO

Boedo. 19 de diciembre de 1964. All Boys derrotó 1-0 a Almagro en el Gasómetro y el ascenso parecía un hecho consumado.

Quedaba la pelea por el segundo ascenso. Si el año anterior se había disputado un cuadrangular, en aquel 1964 se dio un pentagonal. Curiosamente, fueron cinco los equipos igualados en 14 puntos: All Boys, Almagro, Deportivo Español, Nueva Chicago y Platense. Todos los partidos se jugarían en horario nocturno en campo neutral.

La jornada inicial del pentagonal se disputó el viernes 11 de diciembre. All Boys derrotó 1 a 0 a Nueva Chicago, gol convertido por Luis Medina. El partido no finalizó por incidentes producidos por la parcialidad verdinegra. En Boedo, Español goleó 3 a 0 a Almagro. Libre quedó Platense. Cuatro días mas tarde, nuevamente en Atlanta, los albos vencieron 3 a 1 a Español, con tres goles convertidos por Canadel. Los calamares, gol de Sabañón Miranda, derrotaron 1 a 0 a Almagro en Avenida La Plata. En la noche del martes 22 de diciembre, Floresta estuvo pendiente de la radio. Si Platense igualaba o perdía ante Almagro, el ascenso de All Boys era un hecho. Pero los marrones vencieron 2 a 0 – goles de Orlando Garro – y el ascenso se definiría en la última fecha del Pentagonal.

.

BOEDO, MARTES 29 DE DICIEMBRE, 22 HORAS. 

Platense 1964.

All Boys 6 puntos, Platense 5. Con sólo igualar, All Boys sería equipo de Primera División. Floresta era una fiesta. Pero en Saavedra velaban armas. ¿Quien le quitaba la ilusión a los marrones de regresar a la máxima divisional luego de casi de una década? Platense fue club de Primera División desde 1913 hasta 1955. El último de los chicos en dejar la categoría desde el cisma de 1931. Desde llegó al fútbol de los sábados peleó campeonatos con grandes jugadores: Rubén Sosa, Eduardo Balasanián, Juan Carlos Morrone, Alfredo Pérez, Juan Carlos Sierra, Héctor Scandoli, Enrique Topini. Hasta Angel Labruna, en doble función de entrenador y jugador, vistió la camiseta calamar en 1961 con 43 años.

Para ese campeonato de 1964, Platense había armado un equipo duro. El entrenador Antonio Faldutti había dispuesto un 4-2-4 con la característica de una defensa sólida y un rápido contragolpe: el Gringo Enrique José Topini al arco; Romaní, Horacio Esteban Medina, el salteño Alberto Venancio Rojas y el Canguro Juan Carlos Murúa; Héctor Scardulla y Néstor Hugo Togneri; Como 7 mentiroso, Olindo Guzmán, Jorge Miranda, Orlando Garro y Eduardo Raúl Senés.

Todo lo que sucedió esa noche en Avenida La Plata fue extraño. Como si algo extraño hubiera sucedido.

Para revivir esa noche, el testimonio de Julio Carballo, periodista, hombre de Floresta. Julio tenía 19 años recién cumplidos aquella noche. Con memoria fotográfica nos recuerda: “Me tomé un bondi, no de línea sino de hinchas, sobre Rivadavia. ¡Era una fija que ascendíamos! Habíamos sido los mejores del campeonato y todo el barrio fue aquella noche a la cancha“; el recuerdo siguió: “Llenamos la tribuna que daba a la Avenida La Plata, donde iba habitualmente los hinchas de San Lorenzo. La iluminación era un desastre: dos cables de cien metros de largo a largo, donde colgaban tachos con faroles. No se veía nada. Encima nunca hubo pasto en el Gasómetro. Entre la iluminación de mierda y la tierra que se levantaba, no se veía un pomo“. 

Vuelta Olímpica calamar en Boedo. Platense ganó 2 a 1 y regresó a Primera. Siempre quedó la sospecha sobre la actitud del equipo de Floresta.

A los siete minutos, Platense abrió el marcador por intermedio de Orlando Garro. Cinco minutos más tarde igualó Hugo Carro. All Boys, camiseta blanquinegra a rayas verticales, casi anacrónica con los cordones, era ampliamente superior a Platense, que vestía camisa blanca, con vivos marrones. El Gringo Topini era la gran figura de la noche, atajando todo lo que le tiraban a pesar de las dificultades visuales. Pero lo que sucedió en el segundo tiempo levantó sospechas. Sobre todo porque Platense, por intermedio de Olindo Guzmán, convirtió el gol del ascenso debido a un increíble error compartido entre el defensor Betinotti y el arquero Bertoni. Platense de regreso a Primera División. Para All Boys una inmensa decepción.

Si bien pasó más de medio siglo, a Julio Carballo los recuerdos le brotan en forma de bronca: “Hubo jugadores que fueron para atrás. Bettinoti no saltó a una pelota que le era fácil y le permitió a Guzmán meter el segundo gol. Volví a casa llorando. En ese momento vivía en Segurola y Venancio Flores, llegué como a las dos de la mañana. No lo podía creer“.

Saavedra salió a festejar el ascenso.

Mientras que el vestuario calamar era un festejo interminable, no se podía decir lo mismo del ocupado por los futbolistas albos. El entrenador de All Boys era Mario Boyé, una gloria de nuestro fútbol. Esa noche vestía un impecable traje blanco. Según testigos de aquel momento lleno de bronca y frustración, el Atómico habría golpeado a Bettinoti y Bertoni en las duchas. Por otra parte, los hermanos Luis y Pedro Medina también se fueron a las manos en medio de un desmadre colosal.

All Boys tenía muy buenos jugadores, como Titi Bejarano o el colorado José Paladino, un zurdo cerrado que era un fenómeno y un atorrante de la vida“; nos dice Carballo, quién soltó una sentencia sobre el fútbol de los sábados de aquellos días: “En ese momento, en el fútbol de ascenso muchos equipos iban para atrás”.

Platense jugó Primera División entre 1965 y 1971. En 1967 estuvo a un paso de abrazar la gloria. Perdió el partido imposible en la semifinal del Metropolitano ante Estudiantes de La Plata. Regresará a Primera División en 1976 jugando 23 temporadas consecutivas. Los Fantasmas del Descenso. All Boys consiguió su ascenso a Primera ganando el campeonato de 1972. Transitó ocho temporadas en la A. Pasaron 30 años para que Floresta regrese a la máxima divisional, donde transitó cuatro temporadas. En este 2018, perdió la categoría.

Comentarios

comentarios