Oscar Víctor Trossero. Morir en el vestuario

4510

Oscar Víctor Trossero tenía 30 años recién cumplidos. En sus espaldas, una enorme trayectoria en el fútbol argentino. En 1983 regresó al país para vestir la camiseta de River Plate. En el atardecer del miércoles 12 de octubre de aquel año falleció en el vestuario del Gigante de Arroyito luego de un Central-River. Un hecho con muchas aristas que quedó en el olvido.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

 

19831013_thumb

Eran las 20:15. Miércoles feriado 12 de octubre de 1983. El árbitro Jorge Romero pitó y finalizó el partido. Rosario Central derrotó 2 a 1 a River Plate, con goles del petiso Raul Chaparro y Dario Campagna. Jorge García había convertido el gol millonario. Oscar Víctor Trossero, 30 años cumplidos el 15 de septiembre, se metió rápido en el vestuario. Nadie sospecho nada. Era un hombre con experiencia y seguramente quería animar a sus jóvenes compañeros. Pero no. Trossero sufría fuertes dolores de cabeza. Buscó la ducha, pero apenas el agua pegó en su rostro, el delantero se desplomó para siempre…

12 de octubre de 1983. Trossero ante Central. Minutos después moriría en el vestuario.
12 de octubre de 1983. Trossero ante Central. Minutos después moriría en el vestuario.

Carlos Tapia, quién se encontraba junto a él, llamó de inmediato a los médicos Hugo Paladino y Luis Seveso. Los gritos alertaron al vestuario visitante. También se acercó el médico de Rosario Central. La desesperación se hizo patente. Las radios daban cuenta de la situación. Poco importaba el gran empate entre Boca e Independiente. Tampoco que Racing volviera al Cilindro luego de dos años largos. Durante minutos, tensos minutos, se esperaba por la salud de Trossero.

Estas imagenes son muy duras. Son las que grafican el traslado del jugador, sin sentido, al hospital. La pregunta es: ¿si hubiera el material de resurrección necesario, los controles médicos previos exahustivos y todo lo que necesita el fútbol profesional, hubiera sucedido ésta muerte y otras similares?
Una imagen muy dura: el traslado del jugador,
sin sentido, al hospital.

Trossero fue trasladado al hospìtal Marcelino Freyre, distante 500 metros del Gigante de Arroyito. En esos minutos, las preguntas eran muchas ¿Que sucedió para que un deportista de alto rendimiento, con más de diez años de trayectoria, sufriera un aneurisma? ¿River Plate no le había efectuado un análisis serio? Al nerviosismo general, la incertidumbre y el dolor, se sumaba un aditivo: su familia se trasladaba en forma urgente desde el pueblo santafesino de Godeken hacia Rosario.

Oscar Trossero tuvo una gran trayectoria en el fútbol argentino vistiendo las camisetas de Boca Juniors, Racing Club, Unión de Santa Fe, Nantes y River Plate.
Oscar Trossero tuvo una gran trayectoria en el fútbol argentino vistiendo las camisetas de Boca Juniors, Racing Club, Unión de Santa Fe, Nantes y River Plate.

Finalmente, a las 22.15 se confirmó el fallecimiento de Nito Trossero. El parte oficial indicó: “el jugador fue atendido con masajes cardíacos, respiración boca a boca e inyecciones, pero su resurección fue infructuosa. Cuando llegó al hospital padecía de palidez generalizada, ausencia de tonos cardíacos y pulso, perdida de conocimiento, reflejos oculares y midriasis“. El cuerpo de Trossero no fue sometido a autopsia. Una ambulancia lo llevó hacia Buenos Aires. Fue velado en el estadio Monumental y sepultado, el viernes 14 de octubre, en su Godeken natal.

Tres días antes de su muerte, Trossero jugó ante Racing. Fue al control anti
Tres días antes de su muerte, Trossero jugó ante Racing. Fue al control antidoping y no se detectó nada extraño.

La muerte de Trossero fue un tema recurrente en todos los medios de comunicación. Todas las líneas iban hacia el mismo lugar: ¿Por qué murió el 9 de River?. El certificado de defunción habló de aneurisma: “Puede pensarse en un micro aneurisma congénito, ya que el dolor de cabeza que parecía Trossero es un dolor vascular-cerebral, por la lesión de una arteria de la cabeza”, declaraba Luis Seveso.

En forma irresponsable, el diario Clarín deslizó una posibilidad que muchas publicaciones daban por válida: Trossero murió de un infarto, por arritmia del corazón, como resultante del uso de estimulantes. En aquellos días estaba muy a flor de piel el desquicio del doping en los años setenta. Es de publico conocimiento el estrago que produjo el pervitin en el fútbol de aquellos días. A Nito Trossero se lo asoció con aquel flagelo. Lo que no trascendió como el rumor fue que tres días antes de su muerte, River derrotó 1 a 0 a Racing. Oscar Trossero fue sorteado al control antidoping, al cual asistió sin inconvenientes. Horas después de su deceso, el control de aquel partido demostró que no había consumido sustancias.

trossero-viuda-xenen

Con los años, Stella Dederita – viuda a cargo de sus cuatro hijos – inició acciones legales a River Plate y a la Asociación del Fútbol Argentino. A mediados de 1988 salió el fallo en primera instancia por el cual, River debió pagarle 30.000 dólares. El fallo fue apelado. La causa cerró en 1992. Había pasado casi una década de la muerte de Oscar Trossero.

28 de abril de 1974. Carlos Morete felicita a Nito Trossero: acababa de convertirle tres goles a los millonarios.
28 de abril de 1974. Carlos Morete felicita a Nito Trossero: acababa de convertirle tres goles a los millonarios.

Oscar Víctor Trossero había nacido el 15 de septiembre de 1953 en Godeken, un pueblo agropecuario al sur de la provincia de Santa Fe. Surgido en las divisiones inferiores de Boca Juniors, club donde debutó el 25 de junio de 1972. Derrota 3 a 1 ante Racing Club. Justamente fue en la Academia donde tomó notoriedad. Sobre todo luego de convertirle tres goles a River el 28 de abril de 1974. Tan contuendente fue su actuación que fue el primer futbolista invitado a un almuerzo de Mirtha Legrand.

Entre 1975 y 1978, Oscar Trossero fue figura en Unión de Santa Fe.
Entre 1975 y 1978, Oscar Trossero fue figura en Unión de Santa Fe.

Pero su mejor cara se vio en Unión de Santa Fe. Valuarte del equipo tatengue que estuvo bien arriba a partir de 1975. En Santa Fe de la Veracruz fue El Puma. Se cansó de meter goles: 58 en 125 partidos. Luego del Mundial 1978 partió hacia Francia. Allí jugó en Mónaco, Nantes y Montpellier. En enero de 1983 regresó al país para vestir la 9 de River Plate.

Desde aquella terrible tarde-noche de 1983, nuestro fútbol vivió casos similares. Juan Gilberto Funes debió retirarse en 1990. Su corazón no era apto para la práctica profesional de fútbol. Hasta ese momento, el había firmado contrato profesional en Sarmiento de Junín, Gimnasia de Mendoza, Millonarios Bogotá, River Plate, Olimpiakos y Vélez Sarsfield. Falleció en enero de 1992 a causa de su mal congénito. Cristian Gómez, jóven lateral rafaelino de Atlético Paraná, falleció en pleno partido. Fue el 24 de mayo de 2015 cuando enfrentaba a Boca Unidos de Corrientes por el campeonato de la B Nacional. Más suerte tuvo Marcelo Bravo, quién pintaba para gran jugador en Vélez, y debió retirarse por una hipertrofia cardiovascular.

ldt-1983-trosser-river-clarin
La ilusión de Trossero en su regreso al país.

Hoy los equipos salen al campo de juego con material médico que no contó Trossero. Más allá de controles exhaustivos, cada cuerpo médico cuenta con un desfibrilador portatil. El mismo cumple una función parecida al resucitador provisto de paletas. Trata de convertir el ritmo anormal del corazón en un ritmo normal. Lo hace liberando un choque eléctrico al corazón, que se denomina desfibrilación. También es de portación obligatoria una máscara Ambu (manda aire exterior a los pulmones), un Tubo de Mayo (evita asfixia con la propia lengua).

 

 

Comentarios

comentarios