Pedro Catalano: recuerdos desde el arco de Deportivo Español

887

La partida de Walter Parodi abrió la puerta al recuerdo. Deportivo Español fue un clásico de Primera División entre 1985 y 1998. Con un referente ineludible: Pedro Catalano. Nicolás Podroznik habló con el dueño del arco gallego en Abrí la Cancha. Una charla llena de recuerdos y sabores de una época.

 

Deportivo Español. La Furia Roja del Bajo Flores. El fallecimiento de Walter Parodi trajo el recuerdo de aquel equipo que consiguió el campeonato de Primera B 1984 y no dejó de sorprender: subcampeón 1985/86 y Clausura 1992, detrás del Newells subcampeón de América. Grandes jugadores vistieron la camiseta roja en aquellos días: Fernando Donaires, Germán Martelotto, Charly Batista, el mencionado Parodi o José Luis Rodríguez. Pero el más emblemático es Pedro Catalano. Don Pedro del Área. 333 partidos ininterrumpidos bajo los palos gallegos. En Abrí la Cancha recordamos aquellos días:

 

Deportivo Español campeón de Primera B 1984. Campañón.

– ¿Cómo se construyó aquel equipo de Español quel mantuvo varios de sus nombres durante tantos años?

– Todo empezó en 1983 cuando estuvimos a punto de irnos a la C y nos salvamos por penales. Para el siguiente campeonato quedamos mal de promedio. Llegaron Oscar López y Oscar Cavallero, quienes hicieron una profunda renovación trayendo jugadores con pasado en Primera A. A partir de ahí, el equipo se consolidó y ascendimos a Primera. Muchos jugadores que comenzaron su carrera allí jugaron muchísimo tiempo en el club porque sabían que era un oportunidad única para mostrarse. En mi caso, era un arquero que venía de la nada. Aparecí en el fútbol y no quise dejar pasar la oportunidad. Así como yo, muchos se convencieron y se comprometieron. Así hasta llegar a jugar la Liguilla Pre-Libertadores y Copas Internacionales. El club llegó a tener más de 25.000 socios. Fue una época de oro que lamentablemente no se repetirá, pero uno fue feliz con aquel pasado.

 

Deportivo Español subcampeón 1992.

– Aquellos equipos de Lopez y Cavallero eran muy criticados por su postura defensiva.

– Cada equipo juega a su manera y nuestra virtud fue agruparnos en campo propio, cortar y salir de contra. Eramos un equipo táctico y trabajador. Sabiamos que si no hacíamos eso bien sería muy dificil traernos algo a casa. Así sorprendimos y logramos el segundo puesto en 1986, en el que River nos sacó varios puntos. Nosotros no teníamos los jugadores que tenían los equipos más grandes pero sabiamos jugar de esa manera con los jugadores que teníamos.

 

– Fue una tranquilidad contar con los delanteros que pasaron por aquellos años, ¿no?

– Nuestros equipos siempre fueron compactos. Sabíamos que teníamos que esperar porque alguna nos iba a quedar. Tanto con Walter o el Puma, como con tantos otros, como Martelotto, teniamos la cuota de gol asegurada.

Nacido en Avellaneda en 1951, El Flaco ocupó de 1976 a 1994 el arco del Deportivo Español y se retiró en Arsenal de Sarandí a los 45 años. Completamente asociado al club de Bajo Flores, lo que muchos no saben es que sus primeros pasos como profesional en el fútbol fueron en Villa Dálmine.

 

Pedro Catalano, 1993.

– ¿Por qué siendo de zona sur tus inicios se dieron en Campana y a los 23 años?

– Porque yo jugaba en la Liga Amateur de Lanús y en una oportunidad me vino a ver un allegado al entrenador de Villa Dálmine quien me ofreció jugar allá. Yo trabajaba pero acepté ir igual. Había jugado seis meses en la Tercera de Ferro pero no estaba fichado, asi que me ofrecieron un contrato y fui. El primer año salimos campeones de la C en 1975. Apenas ascendimos Español, que estaba en la C, me compra el pase. Y ahí empecé mi trayectoria en el club.

 

– ¿Cómo se hace para llegar a 333 partidos consecutivos en Primera División?

– Con ganas de jugar. Lo mío siempre fue el sacrificio. Cuando me preguntan siempre digo lo mismo: no sé cómo. Uno tiene las ganas, Dios te ayuda de arriba a no lesionarte y los técnicos siempre confiaron en mí o me han bancado cuando he tenido bajo rendimiento. Es fundamental la regularidad y el apoyo de tus compañeros, pero lo más importante de todo es la familia. Si no fuera por la familia que tengo no hubiera logrado nada y creo que en la vida de un futbolista una buena familia es fundamentalLa palabra familia es sinónimo de Deportivo Español. El vínculo generacional brindado por el club y sus socios es prácticamente ineludible. Sin embargo, la situación que atravesó el club en los últimos años ha desteñido esa unión que se resiste a desaparecer”

Ese sentido de pertenencia aún vive en Pedro, que a pesar del amor mutuo confiesa: “El deterioro del club lo viví con mucha pena. Uno transita el club y realmente da pena. Uno no puede creer todas las cosas que pasaron. Siento tanta nostalgia y dolor que a veces no sé si seguir yendo al club”.

NP/GF/RG

Comentarios

comentarios