CARLOS FERNANDO NAVARRO MONTOYA

2173

UN ARQUERO MONOMENTAL 

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

 

1.- Carlos Fernando Navarro Montoya nació en Medellín, Colombia, el 26 de febrero de 1966. Hijo del arquero argentino Ricardo Jorge Navarro, quién era arquero de Atlético Nacional.

2.- Arquero al igual que su padre, se formó en las divisiones inferiores de Vélez Sársfield. Su primera aparición pública fue el el torneo Proyección 86, disputado a comienzos de 1983. Con 17 años recién cumplidos ya mostraba sus condiciones. Debutó en la primera velezana el 8 de abril de 1984. Segunda fecha del Metropolitano. Victoria de Vélez Sársfield 1 a 0 sobre Temperley en el estadio Alfredo Beranger. Alfio Basile fue el entrenador que lo hizo debutar.

3.- Sus buenos rendimientos llamaron la atención en su país de origen. Gabriel Ochoa Uribe, entrenador de la Selección Colombia, lo convocó para jugar el repechaje clasificatorio hacia México 1986. Con sólo 19 años jugó tres partidos oficiales para aquella selección, que finalmente no clasificó a la Copa del Mundo. Esta decisión perjudicará su carrera posterior.

4.- En junio de 1986 fichó a préstamo en Independiente Santa Fe Bogotá. Disputó la temporada 86/87 defendiendo el arco de los cardenales, disputando un total de 38 encuentros. A mediados de 1987 regresó a Vélez Sársfield donde jugó una gran temporada antes de alejarse del club. En total, defendió en 85 partidos la meta del club de Liniers.

5.- En Agosto de 1988 pasó a Boca Juniors. Allí comenzó el punto más alto de su carrera. Llegó como suplente del veterano Hugo Gatti, pero en la primera fecha del campeonato 1988/89, un grueso error de Loco ante Deportivo Armenio determinó que el entrenador José Omar Pastoriza lo sacara del equipo. Navarro Montoya hizo su debut en la jornada siguiente. 18 de septiembre de 1988. Superclásico en el Monumental. Boca formó Navarro Montoya; Luis Abramovich, Juan Simón, Richard Tavárez y Enrique Hrabina; Claudio Marangoni, Fabián Carrizo y Carlos Tapia; Alfredo Graciani, Walter Perazzo y Alejandro Barberón. La visita ganó 2 a 0, goles convertidos en el tramo final del encuentro.

6- Su paso por la Ribera fue prolongado y exitoso. En noviembre de 1989 obtuvo la Supercopa luego de superar a Independiente en la final, con penal atajado a Luis Fabián Artime en la definición. Su rendimiento bajó en la temporada 89/90 aparejado con la enfermedad y fallecimiento de su hermano Edgar, jugador de Deportivo Español. Pero su rendimiento posterior será notable.

7.- Entre 1991 y 1994 fue el gran arquero del fútbol argentino. Sin dudas, uno de los mejores del mundo. Ganó el Apertura 1991, pero no pudo rubricar el título en la definición ante Newells. En 1992 se consagró campeón del torneo Apertura con Oscar Washington Tavarez como entrenador. En aquella temporada, el Mono tuvo el segundo récord más largo de imbatibilidad en Primera División. Fueron 826 minutos. Navarro Montoya estuvo sin recibir goles entre los 43 minutos del primer tiempo de la sexta fecha (gol del uruguayo Walter Peletti para Huracán), y los 13 minutos de la decimo quinta jornada, cuando Daniel Garnero señaló para Independiente. El Mono estuvo a 249 minutos de romper el récord de Carlos Barisio de 1981.

8.- Sus atajadas espectaculares, junto al colorido atuendo que utilizaba, es un reflejo de aquellos años. Alfio Basile lo quiso llevar a la Selección Argentina, pero FIFA desestimó en reiteradas ocasiones el pedido AFA para que pudiera atajar en la Selección Argentina. Navarro Montoya obtuvo la Recopa (1990) y dos torneos internacionales menores, como la Copa Master (1992) y Copa de Oro 1993. En aquel 1993, su enfrentamiento con Alberto Márcico dividió al plantel en Halcones y Palomas. Con la llegada de César Luis Menotti recuperó su nivel y espectacularidad. Finalista de la Supercopa 1994, su estrella se fue apagando cuando Carlos Salvador Bilardo llegó a Boca Juniors en enero de 1996. Su convivencia con el Narigón no fue la mejor. Jugó su último partido con la azul y oro el 15 de noviembre de 1996. Aquella tarde, Boca perdió 3 a 1 con Banfield en Peña y Arenales.

9.- Entre el 18 de septiembre de 1988 y el 15 de noviembre de 1996, Carlos Navarro Montoya disputó 397 partidos oficiales defendiendo la meta xeneize. Ídolo con todas las letras. La hinchada lo recibía con un particular Dale Mono. También es dueño de un curioso récord negativo: en tres ocasiones recibió seis goles en contra en la Bombonera. La primera fue el 20 de noviembre de 1988 (Boca Juniors 1-6 San Martin de Tucumán), el 3 de diciembre de 1995 (Boca Juniors 4-6 Racing Club) y el 5 de mayo de 1996 (Boca Juniors 0-6 Gimnasia y Esgrima).

10.- En enero de 1997 firmó para el Extremadura FC de España. Allí viajó junto a Pepe Basualdo, otro xeneize que se había peleado con Carlos Bilardo. Su rendimiento en Extremadura fue altísimo. En seis meses se convirtió en una de las figuras del campeonato español. A pesar de sus grandes actuaciones, el equipo no pudo salvar la categoría. En junio de aquel año fichó para otro equipo extremeño: el Club Polideportivo Mérida. A pesar de su buen nivel, tampoco pudo sostener la categoría, y en su primera temporada en Primera División, los Pecholatas bajaron. El tercer paso de Navarro Montoya por el fútbol español también terminó en descenso. Fue en el CD Tenerife. Allí estuvo dos temporadas, entre 1998 y 2000. En la península, contando los tres clubes, Navarro Montoya disputó 109 partidos.

11.- En enero de 2001 firmó para Deportes Concepción de Chile. Con el equipo trasandino jugó la Copa Libertadores, llegando hasta octavos de final. En 2002 regresó a nuestro medio. Lo hizo defendiendo la meta de Chacarita Juniors. En San Martín estuvo dos temporadas, 62 partidos. En septiembre de 2003, Navarro Montoya sufrió la rotura de meniscos de la rodilla derecha. Luego de la lesión tomó la decisión de rescindir contrato.

12.- Su buen rendimiento en el arco tricolor le permitió llegar a un grande. A comienzos de 2004, con 38 años, recuperado de su lesión, el Mono firmó para Independiente. Una temporada intensa. Los rojos no tuvieron una gran campaña, pero el Mono completó una gran campaña con los Diablos Rojos, defendiendo su valla en 57 oportunidades.

13.- En julio de 2005 se mudó de Avellaneda a La Plata. Fichó para Gimnasia y Esgrima. Acarició el campeonato Apertura 2005, con actuaciones propias de su mejor momento en Boca Juniors. Querido y respetado por la hinchada tripera, dejó un gran recuerdo en la única temporada que jugó en 60 y 118, donde disputó los 38 encuentros de la misma.

14.- En septiembre de 2006, el Mono tuvo un breve paso por Atlético Paranaense de Brasil. Tan breve que fueron dos partidos. Regresó a Argentina, para jugar el Clausura 2007 con Nueva Chicago, club donde jugó 19 partidos y perdió una vez más la categoría (recordada promoción ante Tigre).  Su último paso en el fútbol argentino lo vivió en Olimpo. En Bahía Blanca tampoco le salieron las cosas a su medida, ya que la relación con la hinchada nunca fue buena. Jugó 13 partidos, y el equipo terminó bajando. Su último paso profesional lo transitó en Tacuarembó FC de Uruguay. Comienzos de 2009. Allí disputó los últimos ocho encuentros de su dilatada trayectoria.

15.- El arquero del eterno pelo largo, los buzos llamativos, el 1 tan particular y una carrera que duró un cuarto de siglo, disputó 831 partidos oficiales. Una marca registrada de nuestro fútbol.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios