Quique Hrabina | “Dudo que algunos jugadores soporten la presión de la Bombonera”

120

Quique Hrabina fue un duro dentro del campo de juego y no se queda atrás fuera del verde césped. Hace unos meses, luego de una floja actuación, declaró que Gino Peruzzi tapaba menos que una tanga. Hoy el Vikingo emprendió contra los jugadores de la Selección Argentina.

En el aire de Glorias Xeneizes, Hrabina puso en duda que los jugadores de Sampaoli puedan soportar la presión de jugar ante Perú en la Bombonera: “La cancha de Boca siempre fue un estadio espectacular. Tanto para los jugadores cómo los hinchas. Es un escenario donde se siente la presión del público. Ahora, está la otra: hay más presión. No sea cosa que lo sientan los jugadores de la Selección porque  se les puede venir en contra. Estos cambios me parecen manotazos de ahogado que no sé si son beneficiosos. Dudo como puede repercutir en los jugadores argentinos la presión de la Bombonera“. 

El histórico 3 de Boca también se refirió a la presión: “La Selección siempre fue diferente a todo, sobre todo en eliminatorias mundialistas. Hay una presión para la cual hay que estar preparado para afrontarla. Lamentablemente no todos los jugadores tienen esa personalidad y existe la presión. Hay jugadores y jugadores. No creo que todo el problema sea la falta de carácter de los muchachos: acá hay que discutir la AFA. Porque acá fallaron la organización, los cambios de técnico y hacia donde se apuntó“. 

En conversación Aldo Ottaggio y Jorge Bitar, el popular Quique realizó un semblante entre su época y la actualidad. En el mismo, también los jugadores de la Selección recibieron un palo: “Hoy los entrenadores tienen una trascendencia increíble. Soy técnico y lo vivo en carne propia. A los jugadores tenés que darle todo cocinado y masticado porque no tienen iniciativa para resolver circunstancias en medio del partido; y agregó: “Todo tiene que ver con todo. Antes jugábamos veinte horas en la calle y no necesitábamos que un técnico nos diga el ABC. Lo sabíamos y lo resolvíamos dentro de la cancha. Si no, en el vestuario o en un entrenamiento. Hoy el jugador tiene otra cantidad de cosas que lo pueden distraer. Apetito por otros temas que antes no teníamos. Vivíamos para jugar. Hoy los jugadores tienen otra magnitud de valores, que en algunos casos es negativo. Por eso digo que el jugador no está acostumbrado a resolver cosas por sí mismo”. 

CA/GF/RG

Comentarios

comentarios