Carlos Bossio, el primer arquero en convertir un gol de jugada.

277

Carlos Gustavo Bossio tenía un apodo que lo caracterizaba: Chiquito. Pura ironía. Su 1,95 de estatura lo hacía sobresalir entre todos.

Bossio nació en Córdoba Capital, el 1 de diciembre de 1973. Apareció con fuerza en Belgrano de Córdoba. En 1994, con sólo 21 años, fue convocado a la Selección Argentina con una particularidad: lo había contratado Estudiantes de La Plata para jugar el Nacional B. Aquel equipo pincharrata tenía figuras de jerarquía: Rubén Capria, José Luis Calderón, Juan Sebastián Verón, Leonardo Ramos, Juan Manuel Llop y el propio Bossio.

Estudiantes ganó el Nacional caminando. En su regreso a la máxima divisional, Estudiantes no desentonó. Luego de un errático comienzo, el profesor Daniel Córdoba tomó la dirección del equipo. Fue otra cosa. Combativo y metedor.

Pero el 12 de mayo de 1996 pasó a la historia. 9º fecha del campeonato Clausura. En Avellaneda, Racing Club recibió a Estudiantes. Partido de hacha y tiza. La Academia se puso en ventaja promediando el segundo tiempo, cuando Juan Ramón Fleita tomó un rebote en el área chica. Estudiantes en búsqueda del empate. Minuto 46. Córner desde la izquierda para la visita. Marcelo Couceiro en la ejecución. Bossio y su 1,95 en el área de Racing. La cortina que funciona perfecta. Bossio que cabecea sin que Carlos Galván pueda tomarlo. Nacho González mira. Bossio entra en la historia: el primer arquero en convertir un gol de jugada.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

Comentarios

comentarios