Fútbol | La historia del 2-3-5, el sistema táctico que recuperó Sampaoli

1975

Argentina derrotó 6 a 0 a Singapur. El resultado es una anécdota. Curiosa fue la alineación táctica de la Selección Argentina: 2-3-5. Un sistema táctico que no se utiliza hace más de cinco décadas. En Abrí la Cancha les agarró una fuerte intriga por aquello de dos defensores, tres mediocampistas y cinco delanteros y llamaron a Esteban Bekerman, periodista, docente e investigador en temas históricos del fútbol.

El 2-3-5 en realidad fue 5-5, o por lo menos así lo fue“; comentó Bekerman, quién dio cuenta de la disposición histórica con sus nombres de época: “Esas dos primeras líneas fueron formadas por dos fullbacks. Delante de ellos los tres halfes. Los cinco jugadores tenían características defensivas. Los halfes no eran mediocampistas, salvo el centrohalf que sería el volante central actual. Los otros dos halfs tenían como misión exclusiva marcar el ala compuesta por el wing y el insider rival que fuera por su sector. ¿Y como hacía un solo jugador para enfrentar a dos rivales? Iba en ayuda al half el zaguero de su sector. Una forma de juego muy distinta a la que expone este equipo que armó Sampaoli. 

En diálogo con Carlos Aira, Bekerman también explicó: “El 5 era el hombre que tenía que marcar al centro delantero rival. Debido a la vieja regla del off-side, el 9 jugaba muy retrasado. Entonces era muy fácil para las defensas rivales dejar fuera de juego a los centrodelanteros que jugaran muy adelantados. La gran mayoría de los delanteros jugaban tirándose atrás y se explica que los marcara un centro half y no un zaguero”.

El periodista se metió en el fondo de la historia: “En 1945 casi todos los equipos de nuestro fútbol usaban la WM, de una manera distinta a como se había implementado en Inglaterra. Acá se respetó mucho la función del centrohalf, del patrón de media cancha. No se retrasó a la línea de zagueros como ocurrió en el Reino Unido cuando fueron bajados para integrar esa línea, generando una MW”; y agregó: “En 1957 se unificó la numeración en las camisetas, porque no podía ser que en algunos clubes el 2 marcara punta y en otro fuera central. No quedaba claro para mucha gente donde jugaba cada futbolista. Para unir criterios, en Argentina el 4 y el 3 marcaron las puntas, el 2 defensor central y el 5 y 6 volantes defensivos”

“Si desde los años 70 se viene hablando de que todos defiendan y todos ataquen, según las circunstancias del partido, hoy por hoy debería ser algo incorporado a cualquier equipo. No debería importar demasiado la posición original de los jugadores sino tener en cuenta hay jugadores con actitudes defensivas y otros con actitudes ofensivas. Eso nos puede dar la pauta de lo que puede llegar a ser un equipo“, reflexionó Esteban Bekerman.

CA/GF/RG

Comentarios

comentarios