“Y ya lo vio… Y ya lo vio…es el equipo de Don Ángel Tulio Zof”

894
13 de julio de 1986. Minuto final. Adelqui Cornaglia bate a José Luis Chilavert. San Lorenzo 1 - 1 Rosario Central.

Rosario Central, forjador de campeones. Se cumplieron treinta años del último campeonato de Primera División del equipo rosarino. Una historia que incluyó descenso, ascenso y un campeonato fantástico peleado hasta la última fecha. Nos metemos en la historia y recordamos aquel equipo de Don Angel Tulio Zof.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

 

2 de mayo de 1987. El equipo de Central que enfrentó a Temperley.
2 de mayo de 1987. El equipo de Central que enfrentó a Temperley.

Fresca, oscura y otoñal. Así fue aquella tarde. El viento hacía flamear las banderas brindando un panorama de mayor emoción. La tribuna visitante del Beranger repleta de canallas. El milagro a punto de cristalizarse. Nunca un equipo proveniente del ascenso se había consagrado campeón en su primera temporada en la máxima divisional. Claro, no era un debutante en la categoría. Rosario Central es un grande del fútbol argentino. Un club que se había acostumbrado al éxito: entre 1971 y 1987 peleó una docena de campeonatos y ganó tres de ellos. El penal convertido por Omar Palma fue un bálsamo en forma de empate. Con ese resultado, el título se iba hacia Arroyito. Minutos después de las 17:20 de aquel sábado 2 de mayo de 1987, sonó el pitazo final de Carlos Espósito. Rosario Central campeón. El cuarto título en la máxima divisional. Una historia que merece ser recordada.

.

TOBOGAN

La Sinfónica. Rosario Central 1980.
La Sinfónica. Rosario Central 1980.

Hubo una figura excluyente para comprender aquel momento de Rosario Central. El escribano Víctor Vesco fue presidente del club entre 1970 y 1988. Fue la etapa más importante en la historia del club. No sólo por títulos, sino por obras emprendidas. Durante su larga gestión (luego gobernó entre 1992 y 2003) los auriazules se posicionaron en lo más alto del fútbol argentino. Luego de los subcampeonatos de 1979, Metropolitano y Nacional, llegó la vuelta olímpica con el Nacional 1980. La Sinfónica. Un equipo que comenzó a modelar Carlos Timoteo Griguol en 1978 cuando el ciclo de los Mario Alberto Kempes, los hermanos Killer, Angel Landucci – entre otros – llegaba a su fin.

Rosario Central perdió la categoría en diciembre de 1984.
Rosario Central perdió la categoría en diciembre de 1984.

Finalizada la Copa Libertadores de 1981, la Sinfónica dejó de tocar. Se fueron catorce jugadores. Una decisión controversial de Víctor Vesco. Entre 1982 y 1984, Rosario Central vivió un rápido y profundo proceso de degradación futbolística. Equipos que no hicieron pie. En el Metropolitano 1982 navegó en el meridiano de la tabla. Al año siguiente, la crisis se profundizó: finalizó 16º entre 19º equipos. Finalmente, 1984 fue el año de segundo descenso canalla. Penúltimo puesto y un promedio que lo condenó a los sábados junto a Atlanta. En aquella temporada, el equipo fue dirigido por Reynaldo Pedro Volken. Luego lo tomó Miguel Angel López, pero el Zurdo tampoco pudo enderezar el rumbo.

.

RENACER EN LA B

El arquero uruguayo Jorge Fossati. Experiencia y presencia para el ascenso de Central.
El arquero uruguayo Jorge Fossati. Experiencia y presencia para el ascenso de Central.

En enero de 1985 se produjo un profundo cambio en la vida futbolística de Rosario Central. Víctor Vesco le ofreció a Jorge Pedro Marchetta la dirección técnica del plantel profesional. La parada era difícil. La Primera B era un mundo extraño y complejo. Sobre todo por la calidad de los rivales: Racing Club jugaría su segunda temporada en la divisional, con la obligación de ascender. Quilmes y Atlanta también se armaron para pelear arriba. Si el año anterior, Deportivo Español y Argentino de Rosario fueron las grandes sorpresas, ¿Por qué no aparecería un nuevo tapado en 1985?

A pesar del descenso, Vesco mantuvo una base. Quedaban tres sobrevivientes de la Sinfónica: Juan Carlos Ghielmetti, Daniel Sperandío y Omar Palma. Junto a ellos, una prometedora generación de pibes criados en el club: Jorge Balbis, Adelqui Cornaglia, Marcelo Toscanelli, Ariel Cuffaro Russo, Pedro Argota, Alfredo Killer, Fernando Lanzidei, Hugo Galloni y el misionero Victor Wolheim. A ellos se les sumaron los refuerzos: José Tiburcio Serrizuela y Rubén Rojas, defensor y delantero de Los Andes; el lateral Julio Omar Pedernera, de Quilmes; el arquero oriental Jorge Fossati, proveniente del Green Cross chileno; Sergio Saturno, de Colón; y el veterano Mario Rizzi, de Instituto.

Rosario Central campeón 1985: Ghielmetti, Balbis, Fossati, Cornaglia, Pedernera y Serrizuela. Agachados: Argota, Palma, Rubén Rojas, Chaparro y Scalise.
Rosario Central campeón 1985: Ghielmetti, Balbis, Fossati, Cornaglia, Pedernera y Serrizuela. Agachados: Argota, Palma, Rubén Rojas, Chaparro y Scalise.

El campeonato comenzó el sábado 23 de febrero de 1985. En Núñez, Defensores de Belgrano y Rosario Central igualaron sin tantos. Una semana mas tarde, otro empate en cero, esta vez ante Deportivo Italiano. La hinchada se impacientaba. Cuenta la leyenda que en la semana posterior al empate ante los azzurros, la hinchada se acercó preocupada a la práctica. El propio Pedro Marchetta recordó a El Gráfico“Le pedí al profe que arrancara con el laburo y los invité a estos quince muchachos a tomar un café en la confitería de la Ciudad Deportiva. Estaba Lolo, el Oso chico, Fanta, Vitamina Barberis, todos pesados. Vamos a hacer una cosa para no pelear – les propuse -, esperen diez partidos y si al décimo el equipo no anda bien, me voy yo solo, mientras tanto ustedes alienten y apoyen”. 

Pedro Marchetta, sus pitufos y el delantal cábala del ascenso de 1985.
Pedro Marchetta, sus pitufos y el delantal cábala del ascenso de 1985.

Esa misma semana se inició una cábala única. Rosario Central debía visitar a Atlanta en Villa Crespo. Los dos descendidos de Primera División el año anterior. Partido bisagra y era necesario cambiar la suerte. Marchetta fue a la peluquería con la desgracia que le hicieron un corte de pelo extraño, a dos aguas, propio de un viejo alumno de escuela primaria. El profesor Pedernera compró un delantal y lo hizo firmar por todos los jugadores. Fue la risa del plantel. Marchetta comenzó a dar las charlas previas con el delantal puesto. Rosario Central derrotó 4 a 2 a Atlanta, goles convertidos por Raul de la Cruz Chaparro (2), Pedro Argota y Víctor Wolheim. Pedro nunca más prescindió del delantal en toda la temporada.

2 de noviembre de 1985. Rosario Central se consagra campeón de Primera B seis fechas antes de la finalización del certamen.
2 de noviembre de 1985. Rosario Central se consagra campeón de Primera B seis fechas antes de la finalización del certamen.

La campaña de Rosario Central fue asombrosa. Los Pitufos, bautizó la tribuna a aquel gran equipo que se destacaba por la cantidad de jugadores de baja estatura. Omar Palma y Raúl de la Cruz Chaparro generaban juego claro y ofensivo. Rubén Rojas fue la referencia de área obligada.  El equipo tuvo una increíble racha de once triunfos consecutivos. Entre la 12º fecha – victoria 4 a 2 sobre Nueva Chicago – y la 23º fecha – victoria 2 a 1 sobre Deportivo Italiano -. Rosario Central consiguió el ascenso el 2 de noviembre de 1985, cuando aun faltaban seis fechas para la finalización del certamen. Esa tarde igualó 2 a 2 ante Villa Dálmine en el Gigante. El equipo terminó el campeonato con 25 victorias, 10 empates y 7 derrotas. La friolera de 73 goles a favor y una diferencia de once puntos sobre San Miguel, la gran sorpresa del torneo, que fue subcampeón del mismo.

.

EL REGRESO DE DON ANGEL TULIO ZOF

A pesar que la hinchada se cansó de cantar “Gracias Don Pedro Marchetta…por todo lo que nos das…la hinchada te lo agradece…volveremos a la A”, el Negro de Lomas de Zamora aceptó una oferta para dirigir a Vélez Sársfield. Por la reestructuración de los campeonatos impuesta en 1986 – creación del Nacional B mediante -, Rosario Central y Racing Club, los equipos ascendidos a Primera División, debían estar seis meses sin competencia.

Colón de Santa Fe, Apertura 1986. El primero de los parados es José Di Leo. Abajo, Omar Palma vestido sangre y luto.
Colón de Santa Fe, Apertura 1986. El primero de los parados es José Di Leo. Abajo, Omar Palma vestido sangre y luto.

Es conocida la decisión que tomó la dirigencia académica de ceder el plantel profesional a Argentino de Mendoza. La dirigencia de Rosario Central cedió sus jugadores a distintos clubes: José Di Leo y Omar Palma fueron a Colón de Santa Fe. Los Andes se llevó los servicios de Hernán Díaz, Ariel Cuffaro Russo, Hugo Galloni y Fernando Lanzidei; Quilmes al delantero Pedro Argota y el defensor Alfredo Killer; Villa Dálmine se hizo de los servicios de Mario Rizzi; Belgrano de Córdoba se llevó a Sergio Céliz, Raúl de la Cruz Chaparro y Eduardo Emilio Delgado con el objetivo de ingresar al Nacional B. Por su parte, Jorge Balbis, Roque Caballero, Mario Adelqui Cornaglia y Víctor Wolheim, pasaron a Platense, necesitado de puntos para mantenerse en Primera A; por su parte, Boca Juniors se llevó a Satanás Scalise.

Angel Tulio Zof en 1986. Era su quinto ciclo en Rosario Central.
Angel Tulio Zof en 1986. Era su quinto ciclo en Rosario Central.

Finalizados los préstamos, el plantel se concentró en su regreso a Primera División. Víctor Vesco confió el equipo en un viejo conocido. Angel Tulio Zof tomó nuevamente la conducción. El director de la Sinfónica debía realizar una campaña aceptable para que Central no tuviera problemas de promedio en su regreso a la máxima divisional. Don Ángel era un pedazo de vida canalla. Nacido el 8 de julio de 1928, debutó en la primera canalla en 1950. En cinco temporadas jugó 55 partidos defendiendo la camiseta número 6 de Rosario Central. Luego de un prolongado periplo por el fútbol mexicano y estadounidense, regresó al país en 1965. Se dedicó a la dirección técnica. Curiosamente, Newells fue su primer equipo en la máxima divisional. En el Parque de la Independencia tuvo dos pasos. Hasta que se reencontró con Rosario Central en 1970. Había dirigido al equipo en cuatro ciclos: 1970/71, 1972/73, 1979 y 1980/82. En 1986 arrancaba su quinta etapa al frente del plantel profesional auriazul.

Edgardo Bauza (1,92) y Osvaldo Escudero (1,60). Patón y Pichi. 32 centímetros de diferencia para dos referentes de un equipo canalla que hizo historia.
Edgardo Bauza (1,92) y Osvaldo Escudero (1,60). Patón y Pichi. 32 centímetros de diferencia para dos referentes de un equipo canalla que hizo historia.

Se produjo una fuerte renovación del plantel. Víctor Vesco rompió el chanchito. El escribano hablaba del Super-Equipo. El principal objetivo fue Roberto Daniel Gasparini. El Patito era la gran figura de Racing de Córdoba. Un 10 fino y talentoso. Las negociaciones fueron arduas y complejas. Finalmente, a cambio de 250.000 dólares y los pases de Raul de la Cruz Chaparro, José Serrizuela y el Chino Wolheim, el pase se realizó. Regresó Edgardo Bauza, otro integrante de la Sinfónica, quién venía llevando un desempeño irregular en Independiente. Su pase pertenecía al Junior de Barranquilla y Vesco lo pagó en 110.000 dólares. De la Avellaneda roja también llegó el delantero Osvaldo Salvador Escudero, a cambio de 80.000 dólares. Otro delantero que reforzó el plantel fue el cordobés Juan José Urruti. Llegó proveniente del Valencia CF por 40.000 dólares. Finalmente, el último refuerzo fue una revelación. Alejandro Lanari había sido la figura del ascenso de Deportivo Italiano a Primera A. 24 años, estudiante de Medicina, Rosario Central lo pagó en la elevada cifra de 120.000 dólares. En total, más de 600.000 dólares para poner un equipo competitivo en cancha.

.

UN COMIENZO DUBITATIVO

LDT 1986 Cornaglia San Lorenzo Rosario Central
13 de julio de 1986. Ultima jugada del partido. Adelqui Cornaglia bate a José Luis Chilavert y convierte el empate canalla en la Bombonera. San Lorenzo y Rosario Central igualaron 1 a 1 en la fecha inicial del campeonato 1986/87.

El campeonato 1986/87 comenzó el domingo 13 de julio de 1986. Frío y oscuro. Luego de un año y medio, Rosario Central regresó a la máxima divisional en un partido grande. El rival era San Lorenzo de Almagro en la Bombonera, estadio donde ejercía la localía los Santos.

Angel Tulio Zof alineó a Jorge Fossati; José Di Leo, Jorge Balbis, Edgardo Bauza y Julio Pedernera; Hernán Díaz, Adelqui Cornaglia y Omar Palma; Osvaldo Escudero, Hugo Galloni y Juan José Urruti. Las emociones estuvieron en el comienzo y final. Leonardo Madelón abrió el marcador al minuto de juego. El cordobés Cornaglia igualó en la última jugada del partido. En el vestuario declaró: “Es el quinto gol que convierto y creo que fue el más importante. Muchos pensarán que nuestro festejo fue desmedido, pero fue importante porque parecía que el partido se nos escapaba y habíamos sumado méritos como para rescatar, al menos, un punto”. 

En la segunda fecha, Rosario Central recibió a Deportivo Español en el Gigante. Fue un partido difícil. A los 16 minutos el uruguayo Fabio Andrada marcó el gol de la visita. La igualdad llegó a los 28 del segundo tiempo: la defensa de Español tiró mal el achique. El desborde del salteño Pedro Argota, centro y gol del veterano Rubén Rojas. Igualdad en un tanto.

27 de julio de 1986. Adelqui Cornaglia, Hernán Díaz y Omar Palma posan luego de la gran victoria canalla en el Monumental.
27 de julio de 1986. El mediocampo canalla posa para la posteridad. Adelqui Cornaglia, Hernán Díaz y Omar Palma posan luego de la gran victoria canalla en el Monumental.

El comienzo de la campaña parecía un calco del torneo anterior. Dos empates consecutivos y una visita de riesgo en la tercera fecha. El rival era River Plate, en el estadio Monumental. Como el campeonato anterior, Central logró una victoria importante: 2 a 1, goles convertidos por Juan José Urruti y Omar Palma. Camiseta número 10, Palmita comenzaba a ser la gran figura del equipo. Finalizado el partido declaró: “El planteo de don Angel es bastante similar al de Marchetta. Siempre jugamos respetando al rival, pero no quita que estemos pensando constantemente en atacar llegando con mucha gente al arco rival. A River le jugamos de igual a igual porque creemos ciegamente en lo que hacemos”.

Una semana más tarde, un grande fue al gigante. Independiente, dirigido por José Omar Pastoriza, era uno de los mejores equipos del fútbol argentino de aquellos días.

3 de agosto de 1986. Rosario Central 2-4 Independiente. Bauza en el piso. Cuffaro Russo no puede con Reinoso. Adelqui Cornaglia mira. Dura derrota centralista.
3 de agosto de 1986. Rosario Central 2-4 Independiente. Bauza en el piso. Cuffaro Russo no puede con Reinoso. Adelqui Cornaglia mira. Dura derrota centralista.

Fue un partidazo. Porque Central jugó un primer tiempo fantástico. Abrió el marcador por intermedio de Edgardo Bauza. Pero a esa altura había generado cuatro situaciones claras de gol.  La Vieja Reinoso igualó a los 28. El Patón tuvo la oportunidad de desnivelar, pero Luis Islas contuvo su tiro penal a los 36. El segundo tiempo fue todo de Independiente. Un partido de galera y bastón. Con Ricardo Bochini y Gerardo Reinoso brillando en forma estelar. Con goles de Néstor Clausen, Franco Navarro y el paraguayo Jorge Cartaman se pusieron 1-4. Jorge Fossati evitó una goleada catastrófica. Sobre el final, Hernán Díaz marcó el 2-4 final.

Rosario Central y Newells Old Boys en lo alto de la tabla. Dos enormes generadores de fútbol: Omar Palma y Gerardo Martino. El fútbol rosarino por las nubes.
Rosario Central y Newells Old Boys en lo alto de la tabla. Dos enormes generadores de fútbol: Omar Palma y Gerardo Martino. El fútbol rosarino por las nubes.

¿Para qué está Central? se preguntaban muchos. El Super-Equipo no aparecía y sumó una racha de tres empates consecutivos. En la 5º fecha, Rosario Central visitó a Instituto, en Alta Córdoba. Abrió el marcador Roberto Gasparini, a los 12 minutos del segundo tiempo. Igualó Márquez, cuatro minutos más tarde. Era necesaria. Se venía el clásico rosarino en el Gigante. 6º fecha. Rosario Central y Newells no se sacaron ventajas e igualaron 0 a 0. Una semana más tarde, Central visitó a Estudiantes en 1 y 57. Rubén Aguero convirtió el tanto local. Omar Palma, de tiro penal, igualó faltando seis minutos. Jugadas siete fechas, Rosario Central tenía un sólo triunfo, cinco empates y una derrota. 

.

EL EQUIPO SE PONE EN MARCHA

31 de agosto de 1986. Bajo un diluvio, Rosario Central 5 - 3 Racing de Córdoba. Fue el comienzo de la racha ganadora del equipo de Zof.
31 de agosto de 1986. Bajo un diluvio, Rosario Central 5 – 3 Racing de Córdoba. Fue el comienzo de la racha ganadora del equipo de Zof.

La mano cambió en la octava fecha. Domingo 31 de agosto de 1986. Llovía y mucho en Rosario. El rival era Racing de Córdoba. Juan José Urruti abrió el marcador a los once minutos. El juvenil Fernando Lanzidei marcó dos goles más. 3 a 0 finalizó la etapa inicial. Carlos Borgobello descontó. Omar Palma, de penal, marcó el 4-1. Juan Carlos Pajurek descontó nuevamente. El negro Palma marcó el quinto gol canalla con un hermoso tiro libre. Sobre la hora, José Tiburcio Serrizuela, con otro penal, marcó el 5 a 3 final.

Domingo 7 de septiembre de 1986. Hugo Galloni se lleva la marca de Albariño. Triunfo de Central 2 a 0 sobre Deportivo Italiano.
Domingo 7 de septiembre de 1986. Hugo Galloni se lleva la marca de Albariño. Triunfo de Central 2 a 0 sobre Deportivo Italiano.

Una semana mas tarde, Rosario Central consiguió otra victoria de visitante. Fue ante Deportivo Italiano, en cancha de Atlanta. 2 a 0 sin esfuerzo, goles del Pichi Escudero – en el primer tiempo – y el Patón Bauza en el complemento. Pero la racha debía ratificarla en la 10º fecha. Boca Juniors visitaba Arroyito. Fue la gran tarde de Omar Palma. Esa tarde se erigió como el conductor del equipo. Central ganó 2 a 1, dos goles de Fernando Lanzidei. El primer gol fue una joya de Palma: córner desde la izquierda con pierna derecha. Rebote en el área. La tomó nuevamente Palma. Sin pararla, amagó tirar centro; Melgar – que salía – se comió el amague y Palma – de cuchara – se la pasó por encima de la cabeza y antes que la pelota toque el piso, le puso la pelota en la cabeza a Lanzidei.

14 de septiembre de 1986. Omar Palma supershow. 2 a 1 ante Boca en Arroyito. No lo pueden parar Fabián Carrizo ni Jorge Higuaín.
14 de septiembre de 1986. Omar Palma supershow. 2 a 1 ante Boca en Arroyito. No lo pueden parar Fabián Carrizo ni Jorge Higuaín.

Finalizado el partido, Zof dijo sobre Palma: “Es un monstruo. Un fuera de serie no del todo valorado. No dudo en decir que todo el funcionamiento del equipo gira alrededor de él“. El propio Negro tuvo palabras sobre el equipo: “Jugar con cuatro delanteros en nuestra cancha es costumbre, no podemos esperar a nadie. Queda Cornaglia solo en el medio como defensivo. Galloni es el que puede agarrar la manija si a mi me tapan y quedan arriba dos punteros como Escudero y Urruti, muy rápidos, acompañando a Lanzidei”.

21 de septiembre de 1986. Pedro Larraquy y Hugo Galloni pelean la pelota. Vélez y Central no se sacaron ventajas.
21 de septiembre de 1986. Pedro Larraquy y Hugo Galloni pelean la pelota. Vélez y Central no se sacaron ventajas.

Finalizada la 10º fecha, Rosario Central – con 13 puntos – era líder del torneo junto a Deportivo Español y River Plate. Los escoltas eran Vélez Sársfield, Estudiantes de La Plata, Newell´s y Racing Club, con 12 puntos.

Por la 11º fecha, Central visitó a Vélez en el Amalfitani. Visita de riesgo. Los velezanos tenían a Claudio Cabrera, un mediocampista figura del campeonato, y al Turco Claudio García en gran nivel. Fue un partido intenso. A los 12 minutos de juego, se desgarró el uruguayo Jorge Fossati. Hizo su debut Alejandro Lanari. El partido finalizó igualado 0 a 0.

28 de septiembre de 1986. Festejo canalla. Junto a Urruti, el Pichi Escudero, Cuffaro Russo y Lanzidei. Sufre el Beto Vivalda. Central 2 - 1 Platense.
28 de septiembre de 1986. Festejo canalla. Junto a Urruti, el Pichi Escudero, Cuffaro Russo y Lanzidei. Sufre el Beto Vivalda. Central 2 – 1 Platense.

El empate se hizo importante cuando Rosario Central venció 2 a 1 a Platense. Fecha 12º. Multitud en el Gigante de Arroyito. Juan Urruti y Omar Palma convirtieron los goles en el primer tiempo. El Flaco Rifourcat descontó sobre la hora. Luego del partido, Palma bajó el tono para la lucha por el título: “Es muy prematuro hablar del título. Estamos, eso sí, para pelear los primeros puestos. Aunque el campeonato sea muy parejo, de eso no tengo dudas. Lo otro se verá con el correr de los partidos. Por ahora, lo importante es jugar el fútbol que sentimos, el que gusta a la gente”

El partido siguiente fue una derrota memorable. Porque pocos partidos tuvieron tantas alternativas cambiantes como aquel que jugaron Racing Club y Rosario Central aquel lunes 6 de octubre de 1986. Abrió el marcador Walter Fernández para los locales. Al minuto, Medina Bello puso el 2 a 0. Reaccionó Central. Descontó Adelqui Cornaglia a los 25. Tres minutos más tarde, un tiro libre delicioso del Negro Omar Palma. Así finalizó el primer tiempo. A los nueve minutos del segundo tiempo, Palma puso el 2-3. Delirio. Pero Racing reaccionó y dio vuelta un partido épico, con goles de Miguel Colombatti y Walter Fernández sobre la hora.

Lunes 6 de octubre de 1986. Partidazo en el Cilindro. Adelqui Cornaglia abre el marcador, ante la marca del uruguayo Montelongo y Néstor Fabbri.
Lunes 6 de octubre de 1986. Partidazo en el Cilindro. Adelqui Cornaglia marca el 2-1 parcial ante la marca del uruguayo Montelongo y Néstor Fabbri.

En los vestuarios, Edgardo Bauza declaró: “Después que nos pusimos en ventaja nos fuimos quedando. No ganamos el mediocampo con la facilidad que lo estábamos haciendo. Ellos no fueron mas que nosotros, es mas, eran un equipo desesperado. Pero el fútbol tiene estas cosas. Mas allá de la amargura, estoy seguro que el publico vio un partidazo”. 

La revista Solo Fútbol brindó un semblante de un partido emocionante: “Como muchas veces en la historia, Racing y Rosario Central jugaron un partido lleno de goles; éste porque tuvo tres vuelcos resultó histórico. Central resignó la punta y Racing así volvió al triunfo. Su gente se quedó festejando por largos momentos. Fue bárbaro, con golazos y con grandes figuras. Sin dudas, resultó lo más atractivo de la postergada 13º fecha. Una autentica locura académica”.

 

10 de octubre de 1986. Goleada 4 a 1 sobre Rosario Central. Omar Palma somete a Ángel David Comizzo. Será el primer penal convertido por el talentoso volante.
10 de octubre de 1986. Goleada 4 a 1 sobre Rosario Central. Omar Palma somete a Ángel David Comizzo. Será el primer penal convertido por el talentoso volante.

Luego de la derrota en Avellaneda, se imponía regresar a la senda del triunfo. Talleres de Córdoba visitaba Arroyito. Era el regreso de Pedro Marchetta, ahora como entrenador de la T. Viernes por la noche. Se vio una de los mejores partidos de Central en el campeonato. A los 8 minutos, el santiagueño Héctor Guillermo Cejas abrió el marcador para la visita. Igualó Bauza veinte minutos más tarde. Antes que finalice la etapa, Alejandro Lanari detuvo un penal ejecutado por Miguel Oviedo. Un minuto después, Omar Palma no falló su penal y colocó el 2 a 1. En el segundo tiempo, llegaron los goles de Palma (otro penal) y Osvaldo Escudero.

Con gran tranquilidad, Zof declaró: “Los muchachos mal quedaron mal después de la derrota con Racing. Por eso entraron nerviosos. A medida que se fueron serenando crecieron Palma y Lanzidei. De cualquier manera sostengo que el resultado final fue holgado, pero merecido a todas luces”. 

.

UN PEQUEÑO BAJON

19 de octubre de 1986. Partido duro entre Ferro y Central. Oscar Agonil, ex canalla, cruza a Galloni. El negro Palma pide infracción.
19 de octubre de 1986. Partido duro entre Ferro y Central. Oscar Agonil, ex canalla, cruza a Galloni. El negro Palma pide infracción.

Las 15º y 16º fechas, Rosario Central las disputó en condición de visitante. La primera salida se produjo el 19 de octubre. Visita de riesgo a Caballito. Enfrente estaba Ferro Carril Oeste. Los verdes – dirigidos por Carlos Griguol –  ya no eran el equipo brillante de años atrás, pero conservaban nombres y un estilo duro y complicado. Central se puso en ventaja por intermedio de Juan José Urruti. La expulsión del lateral José Di Leo complicó los planes del equipo, y a pocos minutos para el final, Miranda igualó para los locales. 1 a 1 final.  Después de la ducha, el Patón declaró: “Ferro no le gusta a nadie, pero hay que aguantarlo. Se te vienen de a tres a disputarte cada pelota. Abren la cancha, salen por los laterales y te llenan de centros. Aguantamos bien y si no lo expulsan a Di Leo, creo que nos llevamos los dos puntos”.

26 de octubre de 1986. Adelqui Mario Cornaglia va con todo al piso y se lleva al uruguayo Villagrán. Gimnasia venció 1 a 0 a Central.
26 de octubre de 1986. Adelqui Mario Cornaglia va con todo al piso y se lleva al uruguayo Villagrán. Gimnasia venció 1 a 0 a Central.

Una semana más tarde, esperaba Gimnasia y Esgrima de La Plata en 60 y 118. El Lobo venía de cuatro victorias consecutivas y se perfilaba como un rival de enorme riesgo. En reemplazo de Di Leo, un debutante: Esteban Game, 21 años. El primer tiempo cerró con gol del ex-Central Miguel Ballejo. Fue el tanto del triunfo final. Angel Tulio Zof ponderó la actitud de su equipo: “En los últimos veinte minutos arrollamos a Gimnasia y dispusimos ocasiones para empatar. Lo importante es que se dejó todo en la cancha. Aunque ese espíritu nos llevó a regalarles el contragolpe a ellos”. 

31 de octubre de 1986. Omar Palma toca de zurda, y a pesar del cruce de Fermín Valenzuela, concretará el gol canalla ante Argentinos.
31 de octubre de 1986. Omar Palma toca de zurda, y a pesar del cruce de Fermín Valenzuela, concretará el gol canalla ante Argentinos.

Para Central se hacía imperioso volver a la victoria. Por la 17º fecha, el rival no era accesible. Argentinos Juniors era uno de los mejores equipos de aquellos días. Campeón Nacional 1985 y Copa Libertadores de ese año. Aquella noche del viernes 31 de octubre, el apoyo estuvo en las tribunas. El fútbol regresó. No así la victoria. El partido finalizó igualado 1 a 1. Omar Palma abrió el marcador cuando finalizaba la etapa inicial. Pepe Castro igualó iniciado el complemento. El mendocino Julio Pedernera dijo: “Fue un partido duro. Ellos tratan muy bien la pelota y salen jugando desde el fondo. Se agrupan bien en el medio y tienen punteros veloces. El punto es importante y hay que valorarlo”. 

9 de noviembre de 1986. La palomita de Adelqui Cornaglia iguala un partido que parecía encaminado hacia la derrota. Unión 1 - 1 Rosario Central.
9 de noviembre de 1986. La palomita de Adelqui Cornaglia iguala un partido que parecía encaminado hacia la derrota. Unión 1 – 1 Rosario Central.

La fecha siguiente, otra salida. Partido de riesgo. Rosario Central debía visitar a Unión en Santa Fe. Volvía el uruguayo Jorge Fossati al arco, recuperado de su lesión. Leopoldo Jacinto Luque, entrenador tatengue, estaba utilizando marcas personales contra los armadores rivales. Aquel domingo Omar Palma soportó la misma. Zof también cambió el mediocampo. Salió el talentoso Gasparini e ingresó Hernán Edgardo Díaz, proyecto de ocho con aire, polivalencia y combatividad. A los 15 minutos, Beto Acosta convirtió luego de un grueso error de Ariel Cuffaro Russo, quién entregó corta una pelota a su arquero. A falta de diez minutos, una palomita del cordobés Adelqui Cornaglia igualó un partido de trámite adverso para la visita, sobre todo por jugar con diez gran parte del segundo tiempo por expulsión de Lanzidei. Otro empate, el tercero en cuatro partidos.

14 de noviembre de 1986. El toque del Pichi Escudero abre el marcador en el Gigante. Rosario Central 4 - 1 Temperley.
14 de noviembre de 1986. El toque del Pichi Escudero abre el marcador en el Gigante. Rosario Central 4 – 1 Temperley.

La racha negativa debía finalizar si Rosario Central quería seguir peleando el campeonato. Eran tiempos de Newells en la cima del mismo y en Rosario algunos se animaban a hablar de fracaso canalla. El viernes 14 de noviembre, Temperley visitó el Gigante de Arroyito. Último partido de la primera rueda. El Pichi Escudero abrió el marcador para Central. Minutos más tarde igualó el defensor Rubén Tanucci. A los 35 minutos, Ariel Cuffaro Russo enmendó su error de la semana anterior y convirtió el segundo gol canalla. En el segundo tiempo, Omar Palma marcó dos goles, sellando el 4 a 1 final. Lo de Palma era notable. Cuando jugaba, su equipo se iluminaba. Era un notable generador de un fútbol espectacular. Su actuación le valió una notable ovación.

Luego de cinco fechas, Rosario Central volvía a la victoria. En el vestuario, el propio Cuffaro se sacó la mufa personal: “Tuve desquite pronto. Este gol ayudó a olvidarme de la jugada del domingo anterior en Santa Fe. Además, pienso que llegó en el momento justo, porque desde allí comenzamos a dominar el partido. Temperley no nos sorprendió. Vino a trabajar el resultado, pero no imaginé que pegarían tanto”. 

.

SEGUNDA RUEDA

23 de noviembre de 1986. Bauza lo palpita. Chilavert se resigna. Gol de Hugo Galloni. Importante victoria de Rosario Central sobre San Lorenzo de Almagro.
23 de noviembre de 1986. Bauza lo palpita. Chilavert se resigna. Gol de Hugo Galloni. Importante victoria de Rosario Central sobre San Lorenzo de Almagro.

La primera rueda terminó con Rosario Central a cinco puntos de Newell´s, líder del campeonato. Las revanchas se iniciaban con un partido grande. 23 de noviembre de 1986. San Lorenzo visitaba Arroyito. El Ciclón estaba bien arriba, por esa la victoria era esencial para pelear el título. Edgardo Bauza abrió el marcador a los 9 minutos. Igualó Lorenzo Frutos. Faltando diez minutos, Hugo Galloni peinó un córner desde la derecha, señalando el gol de una victoria muy festejada en el Gigante.

Adelqui Cornaglia, en 1983.
Adelqui Cornaglia, en 1983.

El goleador del campeonato era Omar Palma. Una figura que llamaba la atención. En tiempos que el fútbol porteño miraba con cierta desconfianza a los cracks del interior, cuando el Negro jugaba en Buenos Aires, muchos iban a ver si era cierto todo lo que decían que jugaba. Pero en aquel momento del campeonato el sostén de Rosario Central era el cordobés Mario Adelqui Cornaglia: “No sé si será el mejor momento de mi carrera, tal vez pueda dar mas, pero si pienso que estoy pasando una buena etapa. Tengo continuidad, que es fundamental, porque me otorga tranquilidad. Además, el hecho de jugar libre también es importante. ¿El partido? Se nos complicó luego del empate de Frutos. Pero a Central lo vi un poco desesperado al final. El balance no solo es bueno sino que por momentos se produjo mejor fútbol que el encuentro anterior”. 

 

El mendocino Julio Pedernera. Eficiente lateral izquierdo de aquel equipo campeón de Rosario Central.
El mendocino Julio Pedernera. Eficiente lateral izquierdo de aquel equipo campeón de Rosario Central.

A la gran victoria le siguió la peor derrota. 21º fecha. 30 de noviembre de 1986. En el estadio España, Deportivo Español goleó 3 a 0 a Rosario Central. Goles de Pedro Olalla, Fabio Andrada (chilena espectacular) y Jorge Ortega. Pero a la goleada hubo que sumarle la expulsión de Pelusa Urruti y la lesión de Julio Omar Pedernera. Apesadumbrado, Angel Zoff fue contundente: “Jugamos muy mal. Fue el partido más flojo en lo que va del campeonato. Otorgamos ventajas defensivas y hubo hombres claves que anduvieron por debajo de su nivel de rendimiento. Además, ellos explotaron muy bien el contrataque”. El Patón Bauza declaró: “Nos mataron. No nos dejaron mover y nos golearon de contraataque. Dolió porque nos superaron”. 

Luego de la derrota en Flores, un partido chivo. 22º fecha. River Plate visitó Rosario. Sábado 7 de diciembre de 1986. Los Millonarios estaban pensando en el partido más importante de su fecunda historia: la final intercontinental ante el Steaua Bucarest. Llevó a Arroyito un equipo de emergencia y una premisa: tapar el juego local.

7 de diciembre de 1986. Grueso error de Fossati en el primer gol de River Plate. Le costará el puesto al experimentado arquero uruguayo.
7 de diciembre de 1986. Grueso error de Fossati en el primer gol de River Plate. Le costará el puesto al experimentado arquero uruguayo.

Rosario Central fue dueño del trámite y la pelota. Pero River pegó con un gol insólito. A los 12 minutos, Claudio Morresi pateó desde lejos. Un tiro débil. Jorge Fossati se confió. Cuando reaccionó y la manoteó. ¿Donde? ¿Había pasado la línea de gol? El árbitro Juan Carlos Loustau lo convalidó. Comenzado el segundo tiempo, el juvenil riverplatense Néstor Piccoli batió a Fossati con una hermosa palomita. Central fue coraje e igualó el partido con goles de Hernán Díaz y Omar Palma, de tiro penal. Faltando trece minutos, Pipo Gorosito señaló el tercer gol visitante con un tiro libre espectacular. Con total franqueza, Fernando Areán, ayudante de campo del Bambino Veira y técnico de emergencia aquella noche, declaró: “Nuestra intención fue cortar el fútbol que pueden generar los jugadores más importantes de Central. Por eso dispusimos marcar hombre a hombre sobre Palma, Gasparini y Escudero. Consiguiendo eso, Central se partía en dos. Se llevó a cabo y ganamos. En cuanto a vistosidad fue más Central, pero nosotros cumplimos nuestro plan”. 

Alejandro Lanari tomó la titularidad del equipo a partir del encuentro de Central ante Independiente en Avellaneda.
Alejandro Lanari tomó la titularidad del equipo a partir del encuentro de Central ante Independiente en Avellaneda.

Para Rosario Central, 1986 finalizó con dos igualdades. La primera en la Doble Visera. Partido de dientes apretados ante Independiente. Zof tomó una decisión trascendental: le dio la titularidad a Alejandro Lanari.

Nacido el 2 de mayo de 1960, era un arquero de reflejos felinos – de ahí el apodo de Gato – que le permitió suplir, junto a una notable fuerza de piernas,  su escasa estatura: 1,72. Ángel Zof le brindó la titularidad en detrimento del veterano Jorge Fossati, de 33 años.

La necesidad de no salir derrotado de Avellaneda era lo importante. La defensa fue sólida y el encuentro finalizó 0 a 0. El Pichi Escudero fue el arma ofensiva mas importante que mostró el equipo rosarino, pero la gran figura fue su arquero, quien respondió con creces.

LDT 1986 Central instituto
18 de diciembre de 1986. Increíble error de Alejandro Lanari quién calcula mal un centro y termina enviando – con un grosero manotazo – la pelota adentro de su valla. Rosario Central 2 – 2 Instituto de Córdoba.

Cinco días más tarde, el 18 de diciembre, Central cerró el año recibiendo a Instituto de Córdoba. Afloraron todas las dudas. A los 32 minutos, Sergio Bufarini abrió el marcador. Minutos después un error increíble de Lanari: centro de Cachila Márquez, mal calculo del Doctor que metió un manotazo en contra de su valla. 0-2. En el segundo tiempo, el equipo de Zof buscó un empate que encontró con goles de Omar Palma y Hugo Galloni.

1986 terminó con un gusto agridulce. En tiempos de dos puntos por victoria, Newells e Independiente lideraban el campeonato con 31 puntos. San Lorenzo sumaba 30. Vélez Sársfield y Ferro Carril Oeste, 28 unidades. Más atrás, Rosario Central y Racing de Córdoba, con 27 puntos.

.

1987. SE GESTA LA VUELTA OLIMPICA

Los jugadores tuvieron vacaciones hasta el 5 de enero de 1987. En la interna del plantel las dudas no tenían que ver con el fútbol sino con el dinero. Las deudas se acumulaban. Antes de ser licenciados, los jugadores arreglaron con Vesco que el día de Reyes se abonaría el sueldo de Noviembre y los premios adeudados. Ese día también se convendría cuando se les pagaría el sueldo de diciembre y el aguinaldo.

5 de enero de 1987. En Granadero Baigorria, el plantel canalla escucha a Angel Zof.
5 de enero de 1987. En Granadero Baigorria, el plantel canalla escucha a Angel Zof.

El lunes 5 se presentaron en las instalaciones de la Ciudad Deportiva de Granadero Baigorria los 18 profesionales del plantel: Pedro Argota, Jorge Balbis, Edgardo Bauza, Norberto Candela, Adelqui Cornaglia, Ariel Cuffaro Russo, Hernán Díaz, José Di Leo, Osvaldo Escudero, Hugo Galloni, Roberto Gasparini, Fernándo Lanzidei, Alejandro Lanari, Omar Palma, Julio Pedernera, Sergio Protti, Claudio Scalise y Juan José Urruti. Se desvincularon los veteranos Jorge Fossati (Deportivo Mandiyú), Rubén Alejandro Rojas (Deportivo Italiano). La dirigencia también le dio el pase libre a  Erasmo Ermindo Doroni (Central Córdoba), Roque Luis Caballero (Colón), Marcelo Alberto Toscanelli y el juvenil Esteban Game (Argentino de Rosario). Por su parte, se sumaron seis juveniles que firmaron su primer contrato en esos días: el arquero Gustavo Ferlatti, Marcelo Trivisonno, José Manuel Díaz, José Luis Albarenque, Bucetto y Claudio Santoro.

La idea era realizar una breve pretemporada en las sierras cordobesas, pero las dificultades económicas la hicieron prohibitiva. Doble turno en Baigorria. A la mañana, de las 7:30, trabajo físico a cargo del profesor Rodolfo Aróstegui. Por la tarde, fútbol a cargo de Zof y su ayudante Néstor Manfredi. El propio Ángel Tulio Zof declaraba: “Encontré al equipo con una muy buena predisposición en los entrenamientos. Sabemos que el trabajo resultará duro ya que haremos doble turno y el clima de esta zona no ayuda mucho, pero si queremos andar bien debemos sortear estos problemas”. 

Jorge Balbis hablando con la prensa. Un parate en la pretemporada. Enero de 1987.
Jorge Balbis hablando con la prensa. Un parate en la pretemporada. Enero de 1987.

El campeonato se reanudaría con el clásico ante Newells en el Parque. La obsesión del cuerpo técnico era poner el equipo en optimas condiciones, pero las promesas económicas quedaron en eso. Jorge Balbis, capitán del equipo, seguía confiando en el escribano Vesco: “Se nos pagó parte de noviembre y nos adeudan parte de ese mes, diciembre, aguinaldo y la prima respectiva. Hablamos con los dirigentes y ellos prometieron que harán todas las gestiones para cumplirnos y pagar. Nosotros llegamos a un acuerdo con ellos para no llevar adelante una medida de fuerza. Confiamos en Vesco, porque fue el único que se quedó en Rosario cuando el resto de los dirigentes se fueron de vacaciones”.  

El Camello Di Leo. Un histórico que perdió la titularidad en detrimento de Hernán Díaz. Año 1987.
El Camello Di Leo.

Se pautó un sólo partido amistoso previo a la reanudación del torneo. A cambio de 2.500 australes, Rosario Central enfrentó a Ferro de General Pico, en aquellos días equipo del Nacional B. Encuentro áspero que finalizó 0 a 0. En ese partido se lesionó Cornaglia. Con un plantel muy corto, Zof pidió que se recontratara Marcelo Toscanelli, joven de 23 años, que sólo había jugado la última fecha del campeonato Metropolitano de 1984 y había quedado en libertad de acción días atrás.

El viejo maestro ya tenía el equipo para enfrentar a Newells. Con Hernán Díaz instalado como titular, el equipo sería: Alejandro Lanari; Hernán Díaz, Jorge Balbis,  Patón Bauza y Julio Pedernera; Roberto Gasparini, Marcelo Toscanelli y Tordo Palma; Pichi Escudero, Fernando Lanzidei y Pelusa Urruti. El sueño de asaltar la punta del campeonato se ponía en marcha.

25 de enero de 1987. Omar Palma desvía su remate por encima del arco defendido por Norberto Scoponi. Newells y Central finalizaron 0 a 0.
25 de enero de 1987. Omar Palma desvía su remate por encima del arco defendido por Norberto Scoponi. Newells y Central finalizaron 0 a 0.

Domingo 25 de enero de 1987. Una expectativa desmesurada. Clásico en el Parque de la Independencia. A los 27 minutos de juego, Rosario Central tuvo la oportunidad más clara, pero Omar Palma desvió por encima del travesaño un tiro penal. Rara curiosidad estadística: en su carrera como jugador canalla, el Negro ejecutó 23 penales, de los cuales convirtió 18, desvió cuatro y le atajaron tan sólo uno. Central tuvo el penal a favor pero Newells las situaciones más claras.

25 de enero de 1987. Una de las tantas atajadas de Alejandro Lanari. Esta vez, a una entrada del Galgo Dezzoti.
25 de enero de 1987. Una de las tantas atajadas de Alejandro Lanari. Esta vez, a una entrada del Galgo Dezotti.

La gran figura del partido fue Alejandro Lanari. Se atajó todo. En los vestuarios declaró: “Soy consciente que atajé un par de pelotas difíciles, pero yo quiero destacar el trabajo de todo el equipo que fue sumamente interesante y el empate fue el fruto del esfuerzo final. ¿La pelota más dificil que saqué? un disparo de Gustavo Dezotti y un remate bajo de Jorge Zamora. Hubo una pelota de Theiler también complicada. ¿El remate en el palo de Viglione? Soy sincero: no la vi”. 

31 de enero de 1987. El vuelo de Carlos Bertero es estéril. El tiro libro del Patito Gasparini es exacto. Rosario Central 3-2 Estudiantes de La Plata.
31 de enero de 1987. El vuelo de Carlos Bertero es estéril. El tiro libro del Patito Gasparini es exacto. Rosario Central 3-2 Estudiantes de La Plata.

La vuelta al triunfo se produjo en la 26º fecha. Viernes 31 de enero. Estudiantes de La Plata fue el rival. Omar Palma y Roberto Gasparini tuvieron un nivel superlativo. El cordobés abrió el marcador a la media hora de juego con un tiro libre exquisito. El Tordo marcó cinco minutos más tarde. Iniciada la segunda etapa, Escudero señaló el 3 a 0. Parecía una goleada de escándalo. Pero Enzo Trossero descontó en dos oportunidades y generó cierta zozobra.

A pesar de su nivel, Palmita estaba enojado: “La gente se portó bastante mal conmigo en la semana. No me perdonaron que haya errado el penal contra Newell´s. Fuera de eso, creo que esta noche el equipo rindió y salió un primer tiempo muy bueno. Nos juntamos bien con Gasparini y tuvimos varias oportunidades para aumentar el marcador”. 

Omar Palma y Roberto Gasparini. Una sociedad futbolistica que generó fútbol cinco estrellas.
Omar Palma y Roberto Gasparini. Una sociedad futbolistica que generó fútbol cinco estrellas.

De cara a la 27º fecha, Rosario Central estaba a tres puntos de Independiente y Newell´s, líderes del campeonato. El fixture señalaba una visita al Racing de Córdoba. La Academia cordobesa tenía en sus filas a los jugadores que fueron allí como parte de pago de los pases de Gasparini. A la postre, fue uno de los mejores partidos de Central en el campeonato. Curiosamente, la gran figura fue el Patito, tal vez el mejor equipo surgido en la institución de Nueva Italia en su historia. Victor Hugo Ferreyra abrió el marcador a los 20 minutos. Igualó Omar Palma a los 35. En el segundo tiempo, triplete de Gasparini, sellando el 4 a 1 final.

.

CLASE 1965

Hugo Galloni, Fernando Lanzidei y Hernán Díaz. Las tres joyas de la categoría 65.
Hugo Galloni, Fernando Lanzidei y Hernán Díaz. Las tres joyas de la categoría 65. Los Tres Mosqueteros, como los bautizó Víctor Vesco.

Se vislumbraba un cambio táctico que le dio aire a la sociedad Gasparini-Palma. La salida de un delantero, Urruti, y el ingreso de Hugo Galloni como cuarto volante. El zurdo juvenil le daba aire a todo el equipo por izquierdo. Lo mismo había sucedido con el ingreso de Hernán Díaz. Acierto táctico del viejo Zof: tres jóvenes clase 1965 oxigenando al equipo. Tres muchachos que vivían juntos y que Víctor Vesco los bautizó “Los Tres Mosqueteros”.

Los Andes. Apertura 1986. Hernán Díaz y Cuffaro Russo parados. Abajo, el primero desde la izquierda, Hugo Galloni. Falta Lanzidei.
Los Andes. Apertura 1986. Hernán Díaz y Cuffaro Russo parados. Abajo, el primero desde la izquierda, Hugo Galloni. Falta Lanzidei.

Fueron parte de una reserva que se consagró campeón en 1984 mientras los profesionales perdían la categoría. Fernando Fabián Lanzidei, Hugo Anibal Galloni y Hernán Edgardo Díaz. Delantero de área, volante ofensivo y lateral derecho. Los dos primeros debutaron en el 23 de diciembre de 1984. Con el descenso consumado, los pusieron en primera. Hernán tuvo su oportunidad en primera el 10 de noviembre de 1985, ante Tigre. Los tres fueron a préstamo a Los Andes, dirigidos por Mostaza Merlo. Jugaron una semifinal de ascenso dramática ante Huracán. Los tres fueron fundamentales en 1987. Luego sus carreras tomaron diversos carices.

LDT 1987 Hugo Galloni
Hugo Anibal Galloni

El Flaco Galloni padeció una lesión gravísima en el mejor momento de su carrera. 18 de diciembre de 1988. En el Gigante de Arroyito, Central recibía a Vélez Sársfield. A los pocos minutos de juego, una fuerte entrada de Carlos Macat le produjo una terrible lesión: doble fractura de tibia y peroné. Para peor, la misma tuvo forma de mariposa y barro en hueso. La recuperación fue un suplicio. Luego de dos años, volvió a resentirse de la lesión. Regresó. En 1992 le convirtió un golazo de tiro libre a Newells. Terminó retirandose, luego de siete operaciones, en 1995. Desde hace años trabaja en el fútbol amateur del club de su vida.

Fernando Fabián Lanzidei
Fernando Fabián Lanzidei

El Narigón Lanzidei fue el proyecto trunco de un enorme delantero. Convocado por Carlos Bilardo para la Selección Argentina en 1988, jugó la Copa del Bicentenario en Australia. Su carrera en Rosario Central concluyó en 1989 cuando fue transferido a Racing Club junto a Osvaldo Escudero. Con 24 años, la Academia de Avellaneda debía ser su consagración. Nunca hizo pie. Su carrera se fue apagando. Tuvo un paso por el Cúcuta colombiano para finalizar, en 1995, vistiendo la camiseta de Central Córdoba en el Nacional B.

Hernán Edgardo Díaz
Hernán Edgardo Díaz

La Hormiga Díaz fue el dueño de la trascendencia. Su polivalencia llamó la atención de Carlos Bilardo. Fue hombre de Selección Argentina desde 1987, con participación en la Copa del Mundo Estados Unidos 1994. En 1989 fue transferido a River Plate. Con la banda roja, a base de esfuerzo, se convirtió en ídolo. Ganó ocho campeonatos nacionales y dos internacionales: Campeonato 1989/90, los Apertura 1991,1993,1994,1996 y 1997. Los Clausura 1997 y 2000. La Copa Libertadores de América 1996 y Supercopa 1997. Jugó en Colón de Santa Fe el Apertura 1999. Regresó a Núñez, retirándose en junio de 2001.

.

ASALTO A LA PUNTA

 

13 de febrero de 1987. El arquero Gregorio Koleff vuela y tapa el remate de Marcelo Toscanelli. Rosario Central 1-0 Deportivo Italiano.
13 de febrero de 1987. El arquero Gregorio Koleff vuela y tapa el remate de Marcelo Toscanelli. Rosario Central 1-0 Deportivo Italiano.

13 de febrero. 28º fecha. Gigante de Arroyito colmado. El pueblo canalla se acercó aquel viernes por la noche a presenciar una cómoda victoria. Deportivo Italiano no debía ser un rival que generara mayores complicaciones. Pero el planteo defensivo y la presión generada hizo mella en el equipo. Reprobaciones y abucheos. Hasta que en el último momento apareció Edgardo Bauza para marcar el único gol del partido. En los vestuarios, Zof recriminó la actuación de Italiano: “Es muy difícil jugar así. Quitan espacios y golpean hasta el cansancio. Ese esquema quitó movilidad a los hombres mas importantes de Central. Pero de todas maneras, triunfó el equipo que puso mas oficio en el terreno”. 

Rosario-Central-1986-87
22 de febrero de 1987. El equipo en la Bombonera: Lanari, Balbis, Toscanelli, Bauza, Pedernera y Hernán Diaz; Abajo: Escudero, Galloni, Palma, Lanzidei y Gasparini.

La fecha siguiente se presagiaba bisagra. El ciclo de César Luis Menotti como entrenador de Boca Juniors era tan exitoso como vertiginoso. Una campaña espectacular: cinco jugados, cinco ganados: Vélez Sársfield, Platense, Estudiantes, Racing Club y Talleres de Córdoba. ¿Central podría parar tanto embale? Zof alineó el 4-4-2 habitual: Alejandro Lanari; Hernán Díaz, Jorge Balbis, Edgardo Bauza y Julio Pedernera; Roberto Gasparini, Marcelo Toscanelli, Omar Palma y Hugo Galloni; Osvaldo Escudero y Fernando Lanzidei.

22 de febrero de 1987. Fabián Carrizo toma a Omar Palma de la camiseta y el pantalón. Boca goleó 4 a 1 a Rosario Central.
22 de febrero de 1987. Fabián Carrizo toma a Omar Palma de la camiseta y el pantalón. Boca goleó 4 a 1 a Rosario Central.

Rosario Central jugó un gran primer tiempo. Gasparini abrió el marcador a los 26 minutos de juego. Instantes después, Lanari le atajó un penal a Alfredo Graciani. Todo se encaminaba hacia una victoria canalla. Sobre todo porque el equipo no especuló y buscó el segundo gol. Fernando Lanzidei erró un gol hecho cuando había sorteado a Hugo Gatti. Pero el segundo tiempo fue todo xeneize. Una catarata de goles: Carlos Tapia, dos veces Graciani y Jorge Rinaldi. Boca Juniors 4-1 Rosario Central. Apesadumbrado, Bauza reflexionó: “Nos quitaron la pelota y se nos vinieron en Malón. Nosotros rechazábamos y otra vez la pelota estaba en nuestra área. Eso nos obligó a refugiarnos en el fondo y no se pudo aguantar el resultado”. Pasados los años, Jorge Balbis recordó: “Nosotros perdimos 1-4 en la Bombonera por querer meter mas goles. Central tenía los jugadores para eso”. 

Pero a la derrota en la Bombonera había que sumarle el grave problema económico del plantel. En las horas previas al partido con Boca Juniors, el plantel canalla se reunió con el tesorero José Malleo. El reclamo era el pago de dos meses de sueldos y premios. La situación se tensó en forma tal que hubo un intento de agresión del puntero Claudio Scalise. Malleo solicitó una sanción disciplinaria de 15 días para el delantero. A pesar que muchos miembros de la comisión directiva no estaban convencidos, la misma se efectuó.

1 de marzo de 1987. El derechazo de Gasparini será el tercer gol de Rosario Central ante Vélez Sársfield.
1 de marzo de 1987. El derechazo de Gasparini será el tercer gol de Rosario Central ante Vélez Sársfield.

En ese clima tan controversial entre directivos y jugadores se encaró la 30º fecha. 1 de marzo. En el Gigante, la visita de Vélez Sársfield. La duda era saber como el equipo había asimilado el golpe de la Bombonera? Pichi Escudero abrió el marcador a los 15 minutos. Apenas comenzada la segunda etapa, otro tiro libre sensacional de Omar Palma. Roberto Gasparini convirtió el tercer gol. Sobre el final llegó el descuento velezano por intermedio del tucumano Mario Bruno Lucca. 3 a 1 y reencuentro con el triunfo.

Esa tarde Newells cayó 2 a 1 ante San Lorenzo, nuevo líder del certamen con 38 puntos. Independiente, escolta, 37. Rosario Central 36. Atrás, Boca Juniors y Newell´s con 35.

8 de marzo de 1987. Roberto Gasparini iguala el partido. Platense y Central empataron 1 a 1.
8 de marzo de 1987. Roberto Gasparini iguala el partido. Platense y Central empataron 1 a 1.

Por la 31º fecha, Rosario Central visitó a Platense en Vicente López. Tarde oscura y lluviosa. Platense desniveló por intermedio de Alejandro Nannini. Rosario Central igualó en la última jugada. Penal convertido por Roberto Gasparini. La posibilidad del campeonato era una realidad. En la intimidad del vestuario, afloraron los sentimientos del talentoso cordobés: “En el 86 perdí a mi padre y hermano en un accidente. Fue muy triste. Estaba jugando bien el Junior de Barranquilla, pero necesitaba volver. Mi familia me necesitaba. Después, para colmo, me desgarré el muslo derecho. Jugaba y salía permanentemente. No quiero ni recordar 1986”; pero también dejó en claro que Central podía ser campeón: “Respetamos el fútbol bien jugado, por sobre todas las cosas. Zof nos pide confianza en nosotros. Nos dice que haciendo nuestro juego, buscando el toque, levantando la cabeza, podemos llegar siempre al arco contrario”.

14 de marzo de 1987. La cara de Hernán Díaz es pura emoción. Rosario Central 3 - 0 Racing Club.
14 de marzo de 1987. La cara de Hernán Díaz es pura emoción. Rosario Central 3 – 0 Racing Club.

En la semana siguiente, Rosario Central ratificó ser gran candidato al título. No sólo porque goleó a Racing Club, que llegaba en franca levantada al Gigante. Sino porque fue sólido y contundente. Fue 3 a 0, goles convertidos por Patito Gasparini, Fernando Lanzidei y Hernán Díaz, una de las grandes revelaciones del campeonato. Aquella 33º fecha se completó con dos sorpresas que realzaron las pretensiones canallas: San Lorenzo igualó ante Racing de Córdoba. Independiente tampoco pudo superar a Instituto.

Finalizada la fecha, el único líder seguía siendo San Lorenzo, 40 puntos, pese a la igualdad ante el Racing cordobés en Liniers. Los equipos rosarinos e Independiente tenían un punto menos. Boca, tres puntos menos que el Ciclón.

29 de marzo de 1987. Hugo Galloni se lleva la pelota ante la marca de Ludueña, Oviedo y Arzubialde. En el Chateau Carreras, Central ganó un partido de campeón.
29 de marzo de 1987. Hugo Galloni se lleva la pelota ante la marca de Ludueña, Oviedo y Arzubialde. En el Chateau Carreras, Central ganó un partido de campeón.

33º fecha. Domingo 29 de marzo de 1987. Rosario Central nunca había vencido a Talleres en Córdoba. La mano comenzó cambiada por un golazo del Negro Miguel Angel Ludueña a los cuatro minutos. Pero Central tomó el control del partido comandados por el talento de Gasparini. A los 15 igualó el Patón Bauza. Minutos más tarde fue Fernando Lanzidei quién dio vuelta el partido. Para darle marco de partido épico, Oscar Tedini desvió un penal para los locales en la segunda etapa. En Córdoba, Rosario Central ganó un partido de campeón.

El Pato Gasparini en el vestuario de un estadio que décadas más tarde tendrá una platea con su nombre, decía: “Esta es una victoria importantísima. Central tuvo un primer tiempo brillantísimo. Pudo hacer un gol más tan un buen equipo como este Talleres.  En el segundo tiempo nos defendimos adoptando una táctica que no es habitual en este equipo. Falta poquito y por ahí llegamos al título”. 

Pero la mayor alegría llegó con los resultados que se fueron dando en otras canchas. Newells derrotó 5 a 4 en un partido sublime. En Ferro Carril Oeste, Deportivo Italiano superó a San Lorenzo 1 a 0, gol de Juan Carlos Cabrera. El líder perdía ante un equipo virtualmente descendido. Boca igualaba en la Bombonera ante Temperley. El campeonato quedaba con tres líderes con 41 puntos: San Lorenzo, Rosario Central y Newells. Boca e Independiente quedaban con 39. Quedaban cinco fechas para el infarto.

1 de abril de 1987. El esfuerzo de Adelqui Cornaglia para superar la telaraña defensiva propuesta por Ferro. Igualdad sin goles.
1 de abril de 1987. El esfuerzo de Adelqui Cornaglia para superar la telaraña defensiva propuesta por Héctor Cuper y Víctor Marchesini. Igualdad sin goles.

El envión de la victoria ante Racing la tenía que ratificar tres días más tarde. 34º fecha. Partido entre semana. Ferro Carril Oeste, con Carlos Timoteo Griguol cerrando un ciclo histórico de siete años, visitando Arroyito. La telaraña defensiva de los verdes no pudo ser superada. Aquella noche, miles de gargantas gritaron presagiando la posibilidad concreta de vuelta olímpica. Pero si bien no hubo victoria en Arroyito, la hinchada canalla festejó por los resultados en otras canchas: Boca superaba 3 a 1 a San Lorenzo y Newells caía en Instituto. La punta era auriazul: 42 puntos para Rosario Central y Boca Juniors. 

5 de abril de 1987. Remate de Hernán Díaz para el segundo gol de Rosario Central. Enorme triunfo ante Gimnasia.
5 de abril de 1987. Remate de Hernán Díaz para el segundo gol de Rosario Central. Enorme triunfo ante Gimnasia.

Por la 35º fecha, otro partido de local. Gimnasia y Esgrima, de gran campaña y vencedor en la primera vuelta, visitaba el Gigante. Otro partido de dientes apretados y radio prendida para saber que pasaba en Buenos Aires. Fue el partido consagratorio de Hernán Edgardo Díaz. El muchacho de 22 años al cual Zof alineó como lateral derecho por más que era 8 natural. Los Pibes de la 65 definieron el partido. Narigón Lanzidei marcó cuando concluía la etapa inicial. Hormiga Díaz marcó un golazo en el segundo tiempo. Rosario Central 2- 0 Gimnasia. Fiesta en Rosario.

Todos los partidos son bravos. Pregúntenle a San Lorenzo, que perdió con Italiano; a Boca, que no le pudo ganar a Temperley; a River que se cayó con Gimnasia. y ahora nos toca Argentinos. ¿Se olvidó de jugar acaso? Son los mismos jugadores que ganaron todo. Boca es el gran candidato. Con terrible potencia ofensiva, un estilo parecido al nuestro. Entramos a la cancha con la misma idea de atacar y atacar”; dijo Zof en los vestuarios luego del triunfo ante Gimnasia, y agregó: Yo no soy lírico. No doy ventajas. Mis equipos siempre han sido goleadores y le han hecho pocos goles. Me gusta trabajar, me gusta hablar con los jugadores, creo que me rejuvenece. Me aportan y aporto”.

.

QUEDATE A VER A PALMA, PARECE PLATINI

Aquel domingo 5 de abril de 1987, el Papa Juan Pablo II visitó por segunda vez la República Argentina. La Asociación del Fútbol Argentino determinó que la fecha que debía jugarse el 12 de abril se postergó para el día siguiente.

El viejo Zof
El viejo Zof

La semana previa fue intensa. El Viejo Zof explicó el secreto de un equipo que venía de la B y se iba derecho al título:La mayoría levantó el rendimiento. Tanto física como tácticamente. En el comienzo tuvimos problemas. Había gente que no estaba en forma ideal. Gasparini, por ejemplo. Hubo jugadores importantes. Lanari tuvo buenas actuaciones, Hernán Díaz ha rendido una barbaridad. Balbis jugó en forma excelente los últimos partidos. Bauza es un hombre con presencia, al que incluso le tienen mucho respeto cuando ataca. Pedernera fue parejo y Cornaglia un valuarte, máxime teniendo en cuenta que los volantes que lo acompañan son ofensivos. También Lanzidei es importantísimo. Se erigió como figura y goleador. Escudero está rindiendo de acuerdo a sus antecedentes y Galloni marca el equilibrio que estábamos requiriendo. De Palma ni hablar. Es un jugador extraordinario y si no llega al gol como antes es porque lo hemos alejado del área rival por necesidad del equipo”. 

Aquel lunes 6 se podía definir el campeonato. 36º fecha. A falta de tres partidos para la finalización del certamen, Argentinos Juniors recibía a Rosario Central en Caballito. En el Monumental se jugaba el Superclásico. Independiente enfrentaba al descendido Deportivo Italiano y Newells a Estudiantes de La Plata.

26 de abril de 1987. Palma Super Show. Definiendo ante la salida del paraguayo Mendoza. Esa noche, Central tomó la punta en soledad.
26 de abril de 1987. Palma Super Show. Definiendo ante la salida del paraguayo Mendoza. Esa noche, Central tomó la punta en soledad.

Cinco mil canallas, una verdadera multitud para una época donde ser visitante era otra cosa, se hicieron presentes en los tablones de Ferro. La presencia estelar de Diego Armando Maradona en la platea. Curioso, Diego estuvo en el Monumental viendo a su hermano Raúl en el Superclásico de reserva. En Caballito estuvo observando a su hermano Hugo. Fue el enorme partido de Omar Palma. Le salieron todas. Convirtió dos golazos. Los canallas gritaban: “Diego no te vayas, Diego vení, quedate a ver a Palma parece Platiní“.

26 de abril de 1987. Hernán Díaz es todo alegría. El Pichi Escudero y Omar Palma se suma al festejo.
26 de abril de 1987. Hernán Díaz es todo alegría. El Pichi Escudero y Omar Palma se suma al festejo.

En los vestuarios, el Tordo declaró: “Estos dos puntos son fundamentales. Esta noche demostramos por qué estamos en la punta del campeonato y queremos ganar el título. Sabíamos que jugábamos un partido fundamental y salimos a jugarnos con todo“. Maradona también habló del 10 canalla: “¿Recién ahora vienen a descubrir lo buen jugador que es? Palma era un excelente futbolista ya en la época en que yo jugaba en Argentinos. Sus actuaciones no tienen que sorprender a nadie, no son ninguna novedad”. 

Alejandro Lanari, titular indiscutido en 1987.
Alejandro Lanari, titular indiscutido en 1987.

En los vestuarios, Alejandro Lanari decía: “Rosario Central no tiene necesidad de andar por ahí gritando que será campeón“, y agregaba: “Interiormente estamos convencidos que estamos por campeones. Pero a diferencia de otros clubes, no lo andamos gritando. Creo que el que tiene necesidad de andar gritando que salen campeones es el que en el fondo siente la necesidad de autoconvencerse. Algunos, a nuestra postura, la llaman humildad. No prometer cosas hasta que no se vayan cumpliendo. Creo que tenemos equipo para salir campeones”

Por su parte, Hernán Díaz decía: “Este es un equipo muy equilibrado. Nos costó un poco al principio porque había mucha distancia entre los del medio y los de abajo, y los volantes rivales nos ganaban las espaldas. Pero el trabajo de la semana fue fundamental, Así fuimos corrigiendo entre otros ese error. Tal es así que nos han hecho muy pocos goles”.

La fiesta fue completa con la igualdad entre River y Boca. Newells le metió siete a Estudiantes. Independiente venció a Italiano. Central era el único líder del campeonato con 44 puntos. El campeonato dependía de los muchachos de Zof.

.

PALMITA

Omar Arnaldo Palma
Omar Arnaldo Palma

Omar Arnaldo Palma era la gran figura del campeonato. Un 1,65 de pura exquisitez futbolera. Nació en Campo Largo, Chaco, el 12 de abril de 1958. Cuanto tenía 8 años, su familia se mudó a Rosario. Fue Marcelo Pagani, una gloria canalla, quien lo cobijó en las inferiores de Rosario Central. Debutó en Primera División el 21 de octubre de 1979. 7º fecha del Nacional. Igualdad 1 a 1 ante Boca Juniors en la Bombonera. Central formó con Ferrero; Chazarreta, Craiyacich, Van Tuyne y García; Bauza, Sperandío y Bacas; Rodríguez (Palma), Herrera y Orte.

El Tordo fue la gran figura de Central 1987 y máximo artillero del torneo con 20 tantos, a pesar que el mismo no se definía como goleador: “No me considero goleador. La mayoría de mis tantos los hice de penal o tiro libre, pero tengo mucha confianza para seguir estando arriba”.

Zurdazo de Palma. Néstor Craviotto la ve. Con 20 goles fue el artillero del campeonato junto a Jorge Comas.
Zurdazo de Palma. Néstor Craviotto la ve. Con 20 goles fue el artillero del campeonato junto a Jorge Comas.

Palmita. El que nunca tuvo una convocatoria a la Selección nacional: “Si hubiera estado en un club de Buenos Aires seguramente hubiera sido más fácil. Allá le brindan más apoyo que en el interior. Pero seguiré luchando para ganarme un puesto, algún día, en la Selección”. 

Dueño de cuatro vueltas olímpicas canallas (Nacional 1980, Primera B 1985, Primera División 1986/87 y Conmebol 1995). Tuvo tres pasos por Central (1979-85 / 1986-1987 / 1992-1998). Jugó 372 partidos, marcó 58 goles. Goleador del campeonato 1987 con 20 goles. Comenzó con la 5, luego usó la 10. Se retiró con 40 años. Fue el 7 de junio de 1998. Esa tarde, Central derrotó 3 a 2 a Gimnasia de Jujuy.

.

PROBLEMA DE AUSTRALES

La penúltima fecha debía jugarse el domingo 19 de abril de 1987. Pero ese fin de semana la democracia estuvo en vilo. El alzamiento militar de la facción carapintada generó una situación de extrema tensión. Obviamente, la Asociación del Fútbol Argentino decidió la suspensión de todos los partidos.

En esos quince días sin fútbol, los mentideros rosarinos aseguraban que la dirigencia canalla no quería el título. ¿Razones? económicas. La deuda al plantel era muy grande y a pesar de las notables recaudaciones los números seguían en rojo. Algunos decían que los dirigentes canallas preferían entrar a la Liguilla Pre-Libertadores. Allí se generarían más ingresos y no deberían pagar premio por campeonato.

Jorge Raul Balbis, capitán de aquel equipo campeón 1986/87.
Jorge Raul Balbis, capitán de aquel equipo campeón 1986/87.

Omar Palma decía a El Gráfico: “No queremos la Liguilla, queremos el título. Escuché el rumor, pero nosotros no queremos nada de liguilla, sólo ser campeones”; y agregaba: “A este equipo le falta ser mas cuidadoso. No sabemos especular. A veces complicamos partidos fáciles por estar ganando y seguir buscando mas goles. Nos desconcentramos y perdemos el medio campo”.

Por su parte, el capitán Jorge Balbis también dio cuenta de la situación económica del plantel: “Es mucha la plata que nos deben. Sueldos de enero y febrero más las primeras y varios puntos de premio. Tengo miedo en lo que pueda pasar mas adelante. Aunque a nosotros nos respalda el gremio y los contratos están firmados por cada uno. De todos modos, yo, como el resto de mis compañeros, creemos en la palabra de los dirigentes. No nos pueden fallar ya que estamos punteros y con todas las posibilidades de ser campeones”.

También habló Edgardo Bauza: “Nosotros queremos un premio de 200.000 Australes para repartir entre todo el plantel. Las conversaciones están encaminadas, aunque todavía no llegamos a ningún acuerdo. Ofrecimos a los dirigentes la posibilidad de pagar una parte en efectivo y otra con lo producido por amistosos que juguemos mientas se disputa la liguilla”.

.

SE VIENE CENTRAL CAMPEON

26 de abril de 1987. El grito de Hugo Galloni que abrió el marcador. Rosario Central 2 - 1 Unión. Media vuelta olímpica.
26 de abril de 1987. El grito de Hugo Galloni que abrió el marcador. Rosario Central 2 – 1 Unión. Media vuelta olímpica.

En la penúltima fecha, Rosario Central recibía a Unión de Santa Fe. Ya no estaba el capitán Balbis. El Vasco había sido convocado a la Selección Argentina que jugaba en Bolivia el Preolímpico clasificatorio a los Juegos Olímpicos de Seúl 1988. Lo reemplazó Ariel Cuffaro Russo.

37º fecha. 26 de abril de 1987. Una multitud colmó el Gigante de Arroyito. A los 13 minutos de juego, Hugo Galloni metió la cabeza para abrir el marcador. A los 17 minutos del segundo tiempo, Fernando Lanzidei amplió el marcador. Años después, el Narigón recordará: “Aquel partido contra Unión fue el mejor del campeonato. Fue clave porque nos aseguramos el primer puesto. El Gigante se caía de tanta gente. Nosotros dentro de la cancha debíamos manejar tanta ansiedad. Era muy complicado”. Sobre el final del partido, Eduardo Sánchez descontó para los Tatengues. Rosario Central en trance: faltaba un paso para la vuelta olímpica.

26 de abril de 1987. El Tordo Palma supera a Mario Alberto. Central venció a Unión y quedó al borde de la vuelta olímpica.
26 de abril de 1987. El Tordo Palma supera a Mario Alberto. Central venció a Unión y quedó al borde de la vuelta olímpica.

Finalizado el partido, los jugadores exteriorizaron su alegría. El Patón Bauza decía: “Mas que nerviosos estuvimos ansiosos. En esta semana se nos amontonaron muchas cosas: la señora del Pichi Escudero que tuvo familia (Damián Escudero, futuro futbolista profesional), Lanzidei que seguía con una contractura, el Chiqui Cornaglia con treinta y ocho grados de fiebre hasta hoy por la mañana”.

El Taca Pedernera se expresó con simpleza y sabiduría: “Para hablar de la defensa de Central hay que decir primero que ataca con seis o más. A partir de eso se arma todo lo de atrás. Salimos a achicar espacios detrás de los volantes, jamás hacemos hombre ni marca personal, siempre zona, por donde cae el delantero lo agarramos. Tenemos libertad para irnos al ataque, pero si se va Hernán, yo me quedo. Eso es todo”.

Esa tarde, Independiente derrotó 3 a 2 a Boca Juniors sobre la hora. Newells derrotó a Racing, en Córdoba. Con dos puntos de ventaja, Central tenía todo servido para ser campeón.

.

2 DE MAYO DE 1987: CENTRAL CAMPEON

Un alto en el entrenamiento dirigido por Néstor Manfredi. En primer plano, Omar Palma; más atrás: Argota, Gasparini, Cuffaro Russo y Hernán Díaz.
Un alto en el entrenamiento dirigido por Néstor Manfredi. En primer plano, Omar Palma; más atrás: Argota, Gasparini, Cuffaro Russo y Hernán Díaz.

La semana previa al partido previa a la última fecha ante Temperley fue intensa. Casi interminable. El clima en la ciudad era infernal. La fecha se pautó para el sábado 2 de mayo de 1987.

Angel Tulio Zof decidió que el plantel dejara Rosario el jueves, luego de una práctica en el Gigante: “Hay que sustraer a los muchachos del clima que se vive en la ciudad“; y agregó: “Todos los muchachos quieren ser campeones. Hablé con ellos y les pregunté si se sentían campeones y me respondieron que no, que falta subir el último escalón. Eso es importante porque no se perdió entusiasmo ni concentración”.

Por su parte, Edgardo Bauza decía: “Arrancamos bien pero el equipo se hace fuerte después del receso. Encontramos el equilibrio. Te doy un caso: con Balbis empezamos en zona y ahora yo salgo mas. No es libero y Stopper, pero en general el espera mas atrás y y voy con el delantero, salvo que se tire atrás de los volantes o muy a la derecha. ¿Otra? Palma está menos adelante, mas cerca de Cornaglia y el Pato Gasparini, también se junta en el medio. Se arregló el problema de la recuperación de pelota”.

2 de mayo de 1987. La hinchada de Central en cancha de Temperley.
2 de mayo de 1987. La hinchada de Central en cancha de Temperley.

Concentración en el Hotel Savoy de avenida Callao. En la semana se vendieron las seis mil populares y mil plateas a la venta. Aquel sábado 2 de mayo de 1987 amaneció lluvioso. El viaje hasta Temperley fue una fiesta. Cuando el plantel llegó al estadio Beranger, el mismo estaba pintado de azul y amarillo. Con empatar, Central era campeón. Newells recibía al descendido Deportivo Italiano. Independiente y Vélez Sársfield se medían en Avellaneda.

LDT 1987 Temperley Central Palma
Penal para Central. El remate de Palma golpea la mano de Carrizo. Orlando Ruiz mete la pierna. Más atrás Pavón y Tanucci.

Los partidos se pautaron para las 15:30. Con el arbitraje de Carlos Espósito, comenzó Temperley-Rosario Central. El Cele tenía una décima más que Platense en la lucha por no descender. Los Calamares visitaban a River Plate en el Monumental. Cuando salió Central a la cancha, los hinchas se sorprendieron: estrenaban una camiseta diferente. Con un amarillo más claro. Los cabuleros se agarraron la cabeza. Angel Tulio Zof alineó a Alejandro Lanari; Hernán Díaz, Ariel Cuffaro Russo, Edgardo Bauza y Julio Pedernera; Roberto Gasparini, Adelqui Cornaglia, Omar Palma y Hugo Galloni; Fernando Lanzidei y Juan José Urruti.

2 de mayo de 1987. Debajo de Hernán Díaz, Lanzidei y Escuero está Omar Palma. Festejo canalla para igualar un partido durísimo.
2 de mayo de 1987. Debajo de Hernán Díaz, Lanzidei y Escuero está Omar Palma. Festejo canalla para igualar un partido durísimo.

El primer tiempo deslucido. La tensión era palpable. Central no encontró los caminos. Temperley con Mariano Dalla Libera suelto, era dueño del partido. A los 26 minutos, una plancha de Oscar Aguilar deja fuera del partido a Gasparini – reemplazado por Urruti – y motivó la expulsión del capitán local. A pesar de la desventaja numérica, el ímpetu de Temperley se hizo sentir. Finalmente, en el minuto 44 llegó el gol de Ricardo Dabrowsky: centro desde la derecha de Ruiz, la peina Barrella y la llegada del 9 para abrir el marcador. A esa altura, había desempate entre Central e Independiente – que derrotaba a Vélez. Finalizados los primeros 45 minutos, en el Parque de la Independencia Newells y Deportivo Italiano igualaban 1 a 1.

2 de mayo de 1987. Omar Palma saludando a la hinchada en la vuelta olímpica. Una tarde gloriosa para el fútbol rosarino.
2 de mayo de 1987. Omar Palma saludando a la hinchada en la vuelta olímpica. Una tarde gloriosa para el fútbol rosarino.

El fútbol de Rosario Central apareció en el segundo tiempo. Con la desesperación de ambos equipos. Llegaron los goles de River en el Monumental. Cuentan que los jugadores de Central le decían a sus rivales que ya estaban salvados. A los 17 minutos, remate de Palma tirado a la izquierda. La mano casual de Carrizo. Carlos Espósito cobró penal. El remate de Palma batió a Gabriel Puentedura igualando el encuentro. A las 17:22 finalizó el partido. Rosario Central, por cuarta vez en su historia, se consagraba campeón del torneo de Primera División. Por un lado, el festejo enloquecido de los rosarinos. Por otro lado, la histórica imagen de Rodolfo Motta, entrenador local, retirado en camilla desmayado: se había enterado de los tres sospechosos goles de Platense en el Monumental.

Angel Tulio Zof en andas. Una gloria de Central en un momento cúlmine.
Angel Tulio Zof en andas. Una gloria de Central en un momento cúlmine.

En el diminuto vestuario visitante del Beranger, se escucharon cantos de felicidad: Che leproso compadre / Si querés dar la vuelta / hay que tener paciencia / hay una calesita en el Parque Independencia“. Otro de los cantitos tenía como destinatario al entrenador: Y ya lo vio…y ya lo vio…es el equipo de Don Angel Tulio Zof. Si Rosario Central se había consagrado campeón de los Nacionales 1971, 1973 y 1980, el Viejo tuvo que ver con la concepción de los primeros dos equipos y la dirección de La Sinfónica. A los 58 años, este era su segundo campeonato. “Este equipo quedará en la historia“, decía el maestro quién explicó: “Estos muchachos representaron la clásica línea de Rosario Central, y del fútbol rosarino. La prueba más evidente es que el público se contagió con ese estilo y Central fue campeón por méritos propios, sin depender de nadie, obteniendo un título merecido”.

El más hincha de los jugadores canallas. Satanás Scalise en la tribuna de Temperley, viendo a sus compañeros.
El más hincha de los jugadores canallas. Satanás Scalise en la tribuna de Temperley, viendo a sus compañeros.

Zof dio cuenta de su historia: “mi equipo de 1970 fue el que más me identificó por su fútbol e individualidades. Pero este equipo quedará en la historia porque está para cosas grandes. Aparte, este fue el título más importante porque los otros fueron en Nacionales“. Consultado por el amor que le brindaba la tribuna, don Ángel decía: “Siempre fui noble y respetuoso con mi línea de fútbol. Permanentemente mis equipos salieron a jugar y dar espectáculo, para brindarle alegría a la gente, por eso el público se identificó con los conjuntos que yo tuve a cargo. Ademas, no se olvide que fui jugador de Central y lo llevo en la sangre“. 

Edgardo Bauza
Edgardo Bauza

El histórico Edgardo Bauza, junto a Palma los sobrevivientes del equipo campeón de 1980, expresó toda su alegría: “Yo soy rosarino e hincha de Central. Cuando volví tomé una decisión difícil. Era un momento muy especial de mi vida, luego de tres años jugando afuera. Fue retornar a mi viejo club, a mis amistades, a mi mundo. En definitiva, un montón de sensaciones que al principio me perjudicaron, ya que sentía mucha ansiedad por saber que podía llegar a ocurrir con todos esos sentidos“. También dio cuenta de situaciones deportivas del campeonato: “En algún momento sufrimos el ataque de un sector del periodismo. Llegamos al receso en un bajón anímico luego de sufrir dos derrotas consecutivas que nos costó asimilar. Quedamos a cinco puntos de Newells y creimos que el objetivo del campeonato se nos estaba escapando. Ese fue el pozo anímico más grande“. Para el Patón, el campeonato tenía dedicatoria:Quisiera dedicarle este campeonato a aquella gente que no creyó en Central ni en Bauza. No es una revancha, en serio. Creo que dejé demostrado que lo que yo siento por Rosario Central es un sentimiento y no simplemente llevar una camiseta con franjas azules y amarillas“. 

LDT 1987 Vuelta Central
Los hinchas de Rosario Central festejaron en el Gigante de Arroyito hasta entrada la madrugada.

Pero alguien estaba ausente. Jorge Raul Balbis, el capitán del equipo, se encontraba en Cochabamba junto a la Selección Argentina panamericana. Con los años expondrá su frustración por no ser parte del equipo que dio la vuelta olímpica el 2 de mayo de 1987: “Fui campeón, pero ese partido es una pequeña frustración que tengo. Nunca vi ese partido entre Temperley y Central. No me hace bien. Yo era capitán del equipo y no pude jugar el partido más importante de mi carrera”. Desde Bolivia, el Vasco escribió unas líneas publicadas en la revista El Gráfico: “Felicito y me felicito porque logramos mas que un título. Logramos compartir, junto con otros grandes, la rica historia de Rosario Central, uno de los clubes más importantes del fútbol argentino”. 

Víctor Vesco, presidente de Rosario Central en 1987.
Víctor Vesco, presidente de Rosario Central en 1987.

La fiesta en Rosario fue eterna. El Gigante se abrió para que se llenara de hinchas. Cuando los jugadores arribaron, entrada la madrugada, la multitud seguía presente. Pasadas tres décadas, Fernando Lanzidei recordó: “Se me pone la piel de gallina. Le muestro las imágenes a mi hijo y no lo puedo creer. Volvimos a las tres de la mañana con cuarenta mil hinchas festejando. Fue increíble”. 

Finalmente, quién alzó su voz fue el escribano Víctor Vesco: “Cuando iniciamos este campeonato la comisión decidió la contratación de Angel Tulio Zof. Simultáneamente pensamos en la formación de este gran equipo que nos acaba de brindar este halago. Por ello Central lanzó la campaña del Austral (un austral por hincha para poder formar el plantel), que realmente no nos dio resultado. Yo creo que la gente no tuvo confianza ante la propuesta. Ahora que han visto la realidad, queremos que sepan que Central quiere mantener el equipo. Quiere mantener los mismos hombres para poder jugar la Copa Libertadores de América. El club necesita el apoyo espiritual de su gente, también necesita el apoyo económico. La mejor manera de que los auténticos centralistas apoyen al club es asociándose”.

.

EL DIA DESPUES

LDT 1987 Fontanarrosa central
Fontanarrosa visibilizó el ninguneo de los medios porteños al campeonato de Rosario Central.

A pesar que la prensa ninguneó a Rosario Central, el equipo se consagró campeón. Omar Palma fue la gran figura del torneo, pero pocos fueron los medios de Buenos Aires que se interesaron en describir el buen juego del Tordo. La gran campaña de Independiente, San Lorenzo y Boca Juniors, más los títulos internacionales logrados por River Plate y el fuerte regreso de Racing Club a Primera, postergó en los medios gráficos – ni hablar televisivos de la época – al campeón y subcampeón: Newells Old Boys. Rosario, capital del fútbol argentino.

Alberto Olmedo, máximo referente del humor en aquellos días, festejó el campeonato de su querido Rosario Central. Lo hizo junto a Javier Portales en el sketch de Borges y Álvarez. Se lo pudo ver el viernes 8 de junio. El Negro se puso el gorro de Rosario Central y sacó una pequeña banderita de Newells, subcampeón del torneo.

El plantel de Rosario Central campeón 1987.
El plantel de Rosario Central campeón 1987.

Una campaña notable: 17 partidos ganados, 15 igualados y 6 derrotas. 64 goles a favor, seis menos que Independiente, el equipo más goleador. 45 goles en contra. 49 puntos. Uno más que Newells y dos más que Independiente.

22 hombres que lograron el título: Jorge Luis Fossati, Alejandro Fabio Lanari, Hernán Edgardo Díaz, Jorge Raul Balbis, Edgardo Bauza, Julio Omar Pedernera, Omar Arnaldo Palma, Adelqui Mario Cornaglia, Roberto Daniel Gasparini, Osvaldo Salvador Escudero, Fernando Fabián Lanzidei, Hugo Anibal Galloni, Sergio Hugo Protti, José Daniel Di Leo, Ariel Rubén Cuffaro Russo, Pedro Horacio Argota, Claudio Alberto Scalise, Marcelo Alberto Toscanelli, Roque Luis Caballero, Rubén Alejandro Rojas, Erasmo Ermindo Doroni y Esteban Game.

Para conseguir fondos, la dirigencia aceptó la invitación para participar de la Golden Cup 1987. El campeonato, un hexagonal realizado en Los Angeles desde el 11 de junio, tuvo la participación de Rosario Central, Vasco da Gama, América de México, Guadalajara, Dundee United y Roma. El equipo de Zof superó 1 a 0 a Guadalajara, 3 a 1 al Dundee escocés e igualó 1 a 1 con Roma, superando al equipo italiano por penales. En la final, Central cayó 2 a 1 ante el Vasco da Gama.

Pero el objetivo era la Copa Libertadores de América. La edición de 1987 fue la última que se disputó en la parte final del año. Central fue parte del Grupo 1 junto a Independiente y los venezolanos Deportivo Táchira y Estudiantes de Mérida. Clasificaba tan sólo el primero de cada grupo. Central quedó afuera luego de una derrota 3 a 1 en Avellaneda, con un arbitraje muy discutido.

19 de agosto de 1987. El juvenil Jorge Díaz, Diego y Hugo Galloni. Rosario Central derrotó 1 a 0 al Napoli.
19 de agosto de 1987. El juvenil Jorge Díaz, Diego y Hugo Galloni. Rosario Central derrotó 1 a 0 al Napoli.

Tres días después de la eliminación, el campeón se presentó en Napoles. El Napoli de Maradona se había consagrado campeón al igual que Central. Diego Maradona organizó el amistoso entre ambos campeones. 45.000 hinchas en San Paolo. Fue el 19 de agosto de 1987. Aquella noche, Rosario Central se impuso 1 a 0, gol convertido por Jorge Balbis, de cabeza, a los 27 minutos de juego. Alejandro Lanari le atajó un penal a Diego cuando finalizaba el partido. Esa noche, el equipo de Zof salió a la cancha con Alejandro Lanari; José Di Leo, Jorge Balbis, Edgardo Bauza y Omar Pedernera; Hernán Díaz, Adelqui Cornaglia, Roberto Gasparini y Hugo Galloni; Osvaldo Escudero (Pedro Argota) y Jorge Díaz (Marcelo Trivisonno). Por su parte, Napolí formó con Claudio Garella; Moreno Ferrario, Alessandro Rénica, Giro Ferrara (Massimo Filardi) y Giovanni Francini (Francesco Baiano); Fernando De Nápoli, Salvatore Bagni, Francesco Romano y Diego Maradona; Bruno Giordano y Careca.

5 de marzo de 1989. Victoria sobre el futuro campeón Independiente. Bauza, Pedernera, Lanari, Cuffaro Russo y Cornaglia. Los campeones, año y medio después.
5 de marzo de 1989. Victoria sobre el futuro campeón Independiente. Bauza, Pedernera, Lanari, Cuffaro Russo y Cornaglia. Los campeones, año y medio después.

Cuando el equipo regresó de Europa, Omar Palma ya no era parte del equipo. A sus 28 años, en el mejor momento de su carrera, fue transferido por 400.000 dólares a River Plate. Fueron apareciendo cracks. Primero Jorge Manuel Díaz, dueño de una tarde maravillosa con goleada incluida en el Monumental. También un goleador espectacular como Juan Antonio Pizzi. Se sumó un pibe con una zurda de porcelana: David Carlos Nazareno Bisconti. Finalizada la temporada 1988/89, dejaron el club Osvaldo Escudero y Fernando Lanzidei (350.000 dólares, a Racing Club), Hernán Díaz (400.000 dólares, a River Plate). Omar Pedernera, a Vélez Sársfield. Roberto Gasparini, al Necaxa. El capitán Jorge Balbis se había ido a mediados de 1988 a Colombia.

22 de abril de 1990. Juan Antonio Pizzi, David Carlos Nazareno Bisconti y Amadeo Gasparini festejan un gol ante Deportivo Español.
22 de abril de 1990. Juan Antonio Pizzi, David Carlos Nazareno Bisconti y Amadeo Gasparini festejan un gol ante Deportivo Español.

Angel Zof siguió al frente del equipo. Armó un equipo de pibes en la temporada 1988/89. Finalizó tercero en el campeonato, peleandolo hasta el final. A los veteranos Edgardo Bauza, Alejandro Lanari, Ariel Cuffaro Russo y Adelqui Cornaglia, se le sumaron nombres propios como José Chamot, Alberto Boggio, Picote Trivissono, Pedro Uliambre, Silvio Andrade, David Bisconti, Juan Antonio Pizzi, Jorge Manuel Díaz, Rodolfo Tapita García, José Luis Albarenque, Ariel Santoro Marcelo Chelo Delgado. Ese equipo peleó el Apertura 1990 que quedó en manos de un equipo sensación que hará escuela: el Newells de Marcelo Bielsa.

Angel Tulio Zof, entrenador del equipo campeón de la Conmebol 1995.
Angel Tulio Zof, entrenador del equipo campeón de la Conmebol 1995.

Ángel Zof se irá del club en 1991 luego de seis años de trabajo consecutivo. Regresará en 1995. Será el entrenador de otro gran equipo que conjugó la veteranía de Omar Palma, el talento goleador de Polillita Da Silva y la juventud de Vitamina Sánchez, Nuno Molina, Chacho Coudet, Pato Abbondanzieri, Petaco Carbonari y Pastilla Ordoñez. Ese equipo realizó una proeza. Fue un 19 de diciembre, fecha cara al sentimiento canalla. Segunda final de la Copa Conmebol. El partido de ida finalizó con goleada 4-0 a favor del Atlético Mineiro. Una multitud colmó el Gigante esperando una hazaña que llegó en forma de otro 4-0 y una definición por penales.

3 de julio de 2005. Última fecha del Clausura. Central igualó en Estudiantes y clasificó a la Copa Libertadores. Zof en andas.
3 de julio de 2005. Última fecha del Clausura. Central igualó en Estudiantes y clasificó a la Copa Libertadores. Zof en andas.

Rosario Central no volvió a consagrarse campeón desde aquel 2 de mayo de 1987. En estas tres décadas pasaron grandes equipos y frustraciones, como aquel descenso de 2010. El escribano Vesco y el viejo Zof ya no están entre nosotros. El presidente falleció el 7 de marzo de 2009, a los 85 años. Condujo el club durante 31 años. Don Ángel nos dejó el 26 de noviembre de 2014, horas antes que Central jugara la Final de la Copa Argentina ante Huracán. El veterano entrenador ya es un mito en la historia del club. Con más de 70 años dirigió en forma interina el equipo en los años 2004, 2005 y 2006, formando otras generaciones de juveniles canallas brindándole su histórica impronta de buen juego.

Algún día, Rosario Central volverá a dar la vuelta olímpica. Se generará un estallido popular profundo. Como aquel vivido el 2 de mayo de 1987. Hace ya 30 años.

 

Comentarios

comentarios