“Prepará la máquina que ahora hago el gol. Apuntá bien, no te lo pierdas”

116

Nunca una semifinal de campeonato trascendió tanto como aquella. 19 de diciembre de 1971. En el estadio Monumental se enfrentaban Newells y Rosario Central.

Fue un partido intenso. No podía ser de otra forma. La Lepra, dirigida por el Gitano Juárez, tuvo buenas opciones en el primer tiempo. Lo tuvieron Mario Zanabria y el albañil Angel Silva, pero ambas opciones – sobre todo la segunda – fueron conjuradas en forma fantástica por Noberto Menutti.

Rosario Central, entrenado por Ángel Labruna, esperó su momento. Su clave estaba en la solidez defensiva. Una línea de fondo histórica: José Jorge González, Aurelio Pascuttini, Alberto Fanesi y Mario Killer.

Hasta que llegó la jugada que cambió la historia. Ocho minutos del segundo tiempo. Jugada en ataque canalla. Una pelota que se va al córner. Aldo Pedro Poy, camiseta número 9, lo mira a Juan Fernández, fotógrafo de El Gráfico, y le dice: “Prepará la máquina que ahora hago el gol. Apuntá bien, no te lo pierdas”. Un minuto más tarde, el desborde de Billy González, centro, y la mítica palomita de Poy para señalar el gol más celebrado en la historia del fútbol mundial.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

Comentarios

comentarios