Atlanta 1932: paraguayos, escapados y futbolistas

463
19 de junio de 1932. El Atlanta de los Paraguayos cuando fue derrotado 2 a 1 por Racing Club.

Hoy sería un hecho impensable, pero alguna vez sucedió. En junio de 1932, Atlanta contrató a más de una docena de futbolistas paraguayos. Muchos de ellos escapaban de la Guerra del Chaco. ¿Cómo les fue? Una historia escondida de nuestro fútbol.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

El campeonato 1932 de la Liga Argentina de Fútbol tuvo características singulares. Los clubes de mayor poder económico buscaban con desesperación el espaldarazo que los catapultara en las recaudaciones y preferencias populares. Fue el año de Bernabé Ferreyra. Con su presencia, la institución nacida en La Boca pero con sede en Tagle y Libertador tomó una dimensión que no tenía hasta entonces. Los 16 equipos de la Liga buscaban su Mortero de Rufino

Atlanta era el club pudiente de Villa Crespo. Chacarita Juniors, su primo pobre. Los funebreros habían realizado una enorme campaña en la segunda rueda del campeonato de 1931 con la presencia de los Peloduros santiagueños. Por su parte, los Bohemios terminaron últimos, a pesar de su poderío económico. Una campaña espantosa: tan sólo cuatro victorias y 84 goles en contra.

1932 no comenzó mejor para Atlanta. El campeonato comenzó el domingo 13 de marzo. En calle Humboldt recibieron al bicampeón Boca Juniors. El resultado, previsible: victoria 5 a 2 de la visita. Pero a ese mal resultado inicial se sumaron más derrotas pesadas: a la fecha siguiente, Independiente los venció 3 a 0. En la tercera fecha, San Lorenzo venció 5 a 0 a Atlanta en cancha de River Plate. El 10 de abril, Chacarita Juniors goleó 4 a 0 en el clásico del barrio. Recién en la quinta fecha, Atlanta rescató un punto, igualando 0-0 ante Tigre.

En las fechas siguientes, el panorama no mejoró para Atlanta: en la 8º jornada, Ferro venció 6 a 1 a los bohemios. En la 11º, Gimnasia goleó 6 a 0 en 60 y 118. En ese interín de derrotas, la directiva encabezada por Nicolás Corbellini tentó a futbolistas uruguayos. La liga de aquel país estaba en conflicto. Pero la sede de calle Humboldt alguien llevó un dato que llamo la atención: muchos futbolístas paraguayos – algunos internacionales – huían de su país con la idea de no combatir en la triste Guerra del Chaco.

No eran todos paraguayos. En la foto aparecen Pedro Munt, Tranquilino Garcete y el argentino Jacinto Venialbo. A la derecha, junto a Munt y Garcette, se encuentra Jacinto Venialbo. Argentino, nacido en Misiones. Eran la linea media del equipo.
No eran todos paraguayos. En la foto aparecen Pedro Munt, Tranquilino Garcete y el argentino Jacinto Venialbo. Eran la linea media del equipo.

La dirigencia bohemia aceptó con agrado la idea y los guaraníes fueron reclutados. Cuando arribaron a Villa Crespo surgieron las sorpresas. Salvo una excepción, no eran internacionales como creían. Eran ignotos futbolistas, que ante la posibilidad de zafar de la línea del frente, se embarcaron hacia Buenos Aires. La volada fue aprovechada por futbolistas de Atlético Posadas. Estos, haciéndose pasar por paraguayos, creían abrir un camino en el fútbol porteño.

Fue mucha la expectativa generada por la llegada del contingente paraguayo. Ante el temor que los cracks fueran birlados por otros los clubes, en sus primeros días en Capital los jugadores fueron alojados en un hotel de Merlo. Viajaban diariamente hacia Villa Crespo y entrenaban bajo la dirección de Pedro Martínez, ex back de Huracán y del seleccionado nacional, devenido en entrenador bohemio.

Finalmente, el 7 de junio de 1932 sus pases fueron presentados en la Liga. Ellos eran: Franklin Pereyra, Virgilio Bogarín, Aurelio Munt, Martiniano Rodríguez, Jacinto Venialgo, Tranquilino Garcette, Porfirio Sosa Largo, Pablo Ramírez López, Manuel Achinelli, Desiderio Alvarez, Amadeo Ortega, Romildo Echeverría, Santiago David, Nicolás Reyes, Francisco Bianchi, Rómulo Ojeda y César Hermosa.

12 de junio de 1932. El debut de los paraguayos. El remate de Carlos Peucelle ante la marca de Pablo Ramírez.
12 de junio de 1932. El debut de los paraguayos. El remate de Carlos Peucelle ante la marca de Pablo Ramírez.

Domingo 12 de junio. Nublado y lluvioso. Atlanta enfrentó a San Lorenzo en el Gasómetro de Avenida La Plata. 14º fecha del campeonato. Enfrente, ni más ni menos, que River Plate con el sensacional Bernabé Ferreyra. Atlanta formó con Franklin Pereyra; Martiniano Rodríguez y Pablo Ramírez; Manuel Achinelli, Aurelio Munt y Tranquilino Garcette; Desiderio Alvarez, Francisco Bianchi, Pablo Ramirez, Rómulo Ojeda y Porfirio Sosa Largo. El Mundo publicó: “Cuarenta mil hinchas recibieron con vivas muestras de simpatía al cuadro de Atlanta“. Los paraguayos hicieron un digno primer tiempo, pero las diferencias físicas eran notables. River venció 3 a 0, goles convertidos por Bernabé Ferreyra – en dos oportunidades – y Juan Arrillaga, luego de un grueso error del arquero Pereyra.

19 de junio de 1932. El Atlanta de los Paraguayos cuando fue derrotado 2 a 1 por Racing Club.
19 de junio de 1932. El Atlanta de los Paraguayos cuando fue derrotado 2 a 1 por Racing Club.

Una semana más tarde, Atlanta enfrentó a Racing en Avellaneda. El equipo superior de la Academia no se presentó por problemas con la dirigencia. En su reemplazo, los directivos decidieron que estuviera la reserva, que 24 horas antes había enfrentado a Estudiantes en La Plata. Ganaba Atlanta, gol de Porfirio Sosa Largo; pero los pibes racinguistas lo dieron vuelta, tantos convertidos por Alberto Fernández y Oscar Barrallía.

24 de julio de 1932. En la vieja cancha xeneize, los paraguayos enfrentaron a Boca Juniors. Tranquilino Garcete mete con ganas ante la presencia de Luis Huesito Sánchez. Esa tarde lluviosa el partido no finalizó.
24 de julio de 1932. En la vieja cancha xeneize, los paraguayos enfrentaron a Boca Juniors. Tranquilino Garcete mete con ganas ante la presencia de Luis Huesito Sánchez. Esa tarde lluviosa el partido no finalizó.

Si la presencia de los paraguayos había generado una simpatía inicial, la misma trocó en una antipatía con el paso de las fechas. Se los tildaba de duros y malintencionados. Como muestra, lo sucedido el 24 de julio en la vieja cancha de Boca. A los ocho minutos de juego, Boca ya vencía 2-0, goles de Roberto Cherro y Juan Garibaldi. A los 13, descontó Porfirio Sosa Largo. El juego de los visitantes se hizo realmente áspero. Tanto es así que el árbitro Servando Gómez expulsó a Sosa Largo. Recrudecieron las acciones violentas. A los 25 minutos del segundo tiempo, el durísimo Tranquilino Garcete hundió de un patadón a Arico Suárez. El árbitro ordenó el camino del vestuario para el guaraní. Los visitantes entendieron que había una animosidad hacia ellos y decidieron irse del campo de juego.

Rómulo Ojeda y Porfirio Sosa Largo. Ojeda Argentino, Sosa Largo Paraguayo. El guaraní llegó a vestir luego las camisetas de River Plate y el Racing Club.
Rómulo Ojeda y Porfirio Sosa Largo. Ojeda Argentino, Sosa Largo
Paraguayo. El guaraní llegó
a vestir luego las camisetas de River Plate y el Racing Club.

El furor por los paraguayos se fue apagando. Algunos cambiaron de club. Otros volvieron a su tierra a jugarse su destino. Quienes tenían reales condiciones hicieron carrera en nuestro país, como Tranquilino Garcete, Porfirio Sosa Largo y Aurelio Munt. Entre los que se jugaron su destino estuvo Romildo Echeverría. No llegó a jugar en Atlanta. Sus brillantes condiciones de zaguero lo llevaron a Boca Juniors. En su mejor momento, año 1934, regresó a Paraguay y se enroló en la Fuerza Aérea.

Vamos a recordar a cada uno de estos muchachos. Primero los paraguayos. Franklin Pereyra y Amadeo Ortega. 28 años y 26 años. Arquero e insider derecho. Ambos provenían de River de Asunción. Virgilio Bogarín y Porfirio Sosa Largo venían de Libertad de Asunción. Arquero y wing izquierdo. 22 y 23 años, respectivamente. El primero atajó solo dos partidos. El segundo realizó una larga campaña con 30 partidos y 11 goles. Luego jugó en Argentinos Juniors y Racing Club. Tranquilino Garcete tenía 21 años. Half central. Venía de Presidente Hayes de Asunción. Mundialista en 1930. Jugó 51 partidos en Atlanta. Manuel Achinelli tenía 22 años. Half central de Nacional. 25 partidos en Atlanta. Desiderio Álvarez tenía 23 años. Insider derecho de Olimpia. Jugó 93 partidos en Atlanta. Pedro Benitez tenía 24 años. Arquero. Jugó seis partidos en Atlanta. César Hermosa tenía 22 años. Insider derecho. Jugó 26 partidos en Villa Crespo. Romildo Echeverría tenía 24 años. No jugó en Atlanta: jugó directamente en Boca Juniors.

Aurelio Munt. Uno de los paraguayos que llegó a Atlanta en 1932. Se aquerenció con el club y con su barrio: Villa Crespo.
Aurelio Munt. Uno de los paraguayos que llegó a Atlanta en 1932. Se aquerenció con el club y con su barrio: Villa Crespo.

El caso de Pedro Aurelio Munt fue singular. Jugaba en Posadas cuando le llegó la oportunidad de venir a probar suerte a Buenos Aires. Nacido en Ipacahí, Paraguay, el 2 de diciembre de 1909, Munt pronto se convirtió en referente y estandarte Bohemio. Jugó 42 partidos en Atlanta hasta ser transferido a Boca Juniors, donde tuvo un paso breve y luego a Estudiantes de La Plata. Radicado en Villa Crespo, fue habitual verlo en la cancha bohemia hasta sus últimos días, entrados los años noventas.

Los falsos paraguayos fueron Jacinto Venialgo, 22 años, half derecho de Jorge Brown de Posadas. Santiago David, 23 años, centrofoward de Atlético Posadas. Jugó 6 partidos en Atlanta. Rómulo Ojeda, 24 años, insider izquierdo de Atlético Posadas. Jugó 4 partidos en Atlanta. Francisco Bianchi, 21 años, insider derecho de Atlético Posadas. jugó 3 partidos.

Pasaron 85 años de ésta historia con ribetes increíbles. En cierto modo, aquel Mandiyú de Corrientes de 1991 tomó la posta, cuando entre uruguayos y paraguayos tuvo nueve extranjeros en su primer equipo.

Comentarios

comentarios