“Cuando los técnicos o los jugadores me llaman maestro o cosas así, me da mucha vergüenza. Me hacen ponerme colorado”

228

Carlos Timoteo Griguol es un personaje del fútbol argentino. Nació en Las Palmas, Córdoba, el 4 de septiembre de 1934. Fue un mediocampista trabajador e inteligente.

Llegó a Buenos Aires en 1957, con 22 años, para sumarse a Atlanta. Con los Bohemios realizó campañas sensacionales junto a futbolistas de la talla de Hugo Gatti y Luis Artime, entre otros. Allí se cruzó con Osvaldo Zubeldía y Argentino Geronazzo. Entendió que el fútbol era estudio, trabajo y sacrificio. En 1966 pasó a Rosario Central. Allí ratificó sus buenas actuaciones, hasta su retiro, a fines de 1969.

Pronto afloró el entrenador y maestro. Primero en Central, donde se consagró campeón en 1973. Pero su ciclo más recordado fue en Ferro Carril Oeste. Desde 1979 armó una máquina que terminó siendo campeón de los Nacionales de 1982 y 1984.

Pasó por River en la temporada 1987/88. Regresó a Oeste. Pero resurgió con fuerza en Gimnasia y Esgrima de La Plata. Entre 1994 y 1999 formó equipos que acariciaron el título.

Querido, y con el paso del tiempo – cuando se ahuyentaron aquellas ideas del anti-fútbol -, respetado por todos. Carlos Griguol alguna vez dijo: “Cuando los técnicos o los jugadores me llaman maestro o cosas así, me da mucha vergüenza. Me hacen ponerme colorado”

Carlos Griguol, maestro del fútbol argentino.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

Comentarios

comentarios