“Cállese la boca, penal bien pateado es gol”

379

¿Penal bien pateado es gol? Si el arquero se adelanta – a ojito – unos cuatro metros, ¿Es valida esa reflexión?

El 9 de diciembre de 1962 se jugó uno de los Superclásicos más recordados de la historia. Penúltima fecha del campeonato. Boca y River habían llegado al partido del 9 de diciembre con la misma cantidad de puntos: 39. River, con un buen resultado, aseguraba media vuelta olímpica. Boca necesitaba ganar. Para el infarto.

Una multitud colmó la Bombonera de Buenos Aires. A los 15 minutos de juego, el defensor riverplatense Marcelo Echegaray le cometió una falta al brasileño Paulo Valentim que el árbitro Carlos Nai Foino sancionó con penal. El propio goleador abrió el marcador.

River buscó el empate. Faltando cinco minutos, Nai Foino sancionó otro penal: falta de Carmelo Simeone a Luis Artime. Arco de Casa Amarilla. En tiempos de Fútbol Espectáculo, otro brasileño. Vladem Lázaro Ruiz Quevedo, mas conocido como Delem. El remate cruzado, el adelanto alevoso de Antonio Roma, la atajada y la explosión en Brandsen 805.

Cuando los jugadores riverplatenses le protestaron la infracción incurrida por Roma, la respuesta del árbitro fue antológica: “Aire…aire…¡Callese la boca! ¡Penal bien pateado es gol!”

 

Comentarios

comentarios