«Este ambiente es muy sucio. Me harta que el jugador de fútbol sea descartable. Te exprimen al máximo y cuando no servís más, te rajan»

1064

Fernando Daniel Pandolfi, el Rifle para el mundo del fútbol, apareció con fuerza en el Vélez Sársfield dirigido por Carlos Bianchi. Tanto, que a fuerza de golazos se hizo un nombre en el fútbol argentino.

Nacido en Buenos Aires el 29 de mayo de 1974. Hijo de Carlos Pandolfi, delantero de los años setentas y directivo de Futbolistas Argentinos Agremiados. Debutó en la primera velezana en 1994. Zurdo y talentoso, a partir del Apertura 1995 comenzó a coleccionar campeonatos con la V azulada.

En 1997 pasó al Perugia, volvió a Vélez y en 2000 Carlos Bianchi lo llevó a Boca Juniors. Allí también fue figura. Pero no era feliz. El mundo del fútbol lo agobiaba. La idea de ser prenda comercial permanente. Mientras desarrollaba su carrera, se volcaba con intensa pasión hacia la música.

En 2000, luego de ganar la Copa Libertadores de América, descerrajó esta frase sin anestesia. Estaba harto del fútbol. Dos años después, con sólo 28 años, dejó la práctica profesional.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

Comentarios

comentarios