Gloria y Drama. Definiciones por la permanencia.

2640
Festejo cordobés en la Bombonera. El negro Marchetta era el más feliz de todos.

El fútbol argentino es distinto a cualquier otro. Los triunfos se magnifican, en algunos casos a la estatura de proezas imperecederas. Por su parte, las derrotas también. Los descensos pegan duro y caminar el trance de una definiciones por la permanencia puede ser sobrecogedor para las instituciones que tienen que jugarse el futuro en 90 minutos – y algunos casos – penales. Vamos a recordar todas las definiciones por la permanencia en la historia del querido fútbol argentino. 

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

 

El remate de Renzo Spinaci permitió a Sarmiento zafar de un casi seguro desempate ante Argentinos juniors. Ningún juninense dejará de agradecerle.
El remate de Renzo Spinaci permitió a Sarmiento zafar de un casi seguro desempate ante Argentinos juniors.

En la última fecha del campeonato 2016, Argentinos Juniors vencía en Rafaela. En Bahía Blanca, Sarmiento igualaba con Olimpo. Con esos resultados, promedio mediante, el desempate entre ambos equipos era inevitable. Pero en tiempo de descuento apareció el remate de Renzo Spinaci y la salvación juninense. Gol festejado como un título. Jugar un mano a mano por la permanencia es una experiencia traumática.

VIEJOS TIEMPOS

Argentino del Sud. La institución de Avellaneda disputó un triangular por no descender en 1925. La asociación quería su descenso. No se dio. Se armó flor de lío...
Argentino del Sud. La institución de Avellaneda disputó un triangular por no descender en 1925. La asociación quería su descenso. No se dio. Se armó flor de lío…

Tanto es así, que la primera definición terminó en escándalo. El campeonato de la Asociación Argentina Amateurs de Fútbol de 1924 finalizó con el descenso de Estudiantes de Buenos Aires, y una igualdad de puntos entre Quilmes, Ferro Carril Oeste y Argentino del Sud. Era necesario un triangular. La investigación plasmada en Héroes de Tiento da cuenta que la asociación no permitiría el descenso de los cerveceros alentando la caída del débil Argentino del Sud. Pero el fútbol tiene once jugadores de cada lado y el el petit-torneo terminó con los blancos ocupando el último lugar. Para que la sangre no llegue al río, se decidió suprimir los descensos, viéndose beneficiados tanto Quilmes como Estudiantes.

Defensores de Belgrano 1927. Zafó del descenso en duro desempate ante Tigre.
Defensores de Belgrano 1927. Zafó del descenso en duro desempate ante Tigre.

El campeonato porteño de 1927 fue el primero unificado luego de la escisión de 1919. Un campeonato de 34 equipos y 4 descensos. Finalizó el certamen, los clubes Porteño, Estudiantes de Buenos Aires y San Isidro cayeron en desgracia. Tigre y Defensores de Belgrano, igualados en 21 puntos, debían jugar un desempate. El primer partido se jugó el 5 de mayo de 1928 en Sportivo Barracas y finalizó igualado 1 a 1. La revancha se jugó tres días después, y ganaron los belgranenses 1 a 0. Curiosamente, no descendió ningún equipo de los cuatro. ¿Porque? Por una curiosa reglamentación que permitía, a los equipos afiliados a la antigua AAAF, debían ocupar dos veces puestos de descenso para perder la categoría.

EL GRAN ESCÁNDALO: LANUS-HURACAN 1949

Con el profesionalismo instalado en mayo de 1931, hubo que esperar hasta fines de 1949 para otro desempate. Fue el mas escandaloso de todos.

LDT-1949-DESCENSO-BOCA

En 1949, Boca Juniors, Lanús y Huracán pelearon por no descender hasta la última fecha. En la jornada final, los xeneizes (27 puntos) zafaron goleando 5 a 1 a los granates (26). El Globo (26) derrotó a Banfield. El reglamento señaló desempate entre Lanús y Huracán. Puntapié para una historia impresentable.

Por reglamentación AFA debían jugarse dos partidos en escenario neutral. En caso de empate, el reglamento contemplaba la necesidad de un tercer encuentro.

El primer choque se disputó el 18 de diciembre en el Gasómetro de Avenida La Plata.Huracán ganó 1 a 0, gol convertido por José Vigo. El público granate se sintió perjudicado por el arbitraje del inglés Harry Hartless. Desde las tribunas se lanzaron botellas al campo de juego y fue necesaria la intervención del Cuerpo de Bomberos.

Pairoux convierte el segundo gol granate en cancha de Independiente.
Pairoux convierte el segundo gol granate en cancha de Independiente.

La revancha se pautó para el 24 de diciembre en Independiente. Lanús goleó 4 a 1. Una tarde maravillosa de la delantera compuesta por Oscar Contreras, Raul Martínez (un crack con posterior paso por River Plate y San Lorenzo de Almagro), José Florio, Norberto Pairoux y Nicolás Daponte.

De cara al tercer partido, la dirigencia quemera se movió con rapidez. Necesitaba que el mismo se disputara antes de fin de año. Muchos contratos vencían y era necesario jugar antes del 31 de diciembre. Finalmente, AFA determinó que el partido se jugaría el 8 de enero de 1950.

A partir de 1948, los árbitros ingleses comenzaron a dirigir en canchas argentinas.
A partir de 1948, los árbitros ingleses comenzaron a dirigir en canchas argentinas.

Finalmente, llegó el 8 de enero de 1950. El partido fue trepidante. Finalizó 3 a 3. Sobre la hora, José Vigo marcó el cuarto gol de Huracán. El árbitro inglés Bent Cross lo anuló a instancias del línea, el también británico Parker. Los jugadores quemeros se retiraron del campo de juego. Árbitro y futbolistas granates se quedaron esperando su regreso en el campo de juego, esperando completar el partido y un posible tiempo suplementario.

La reglamentación vigente señalaba que Huracán perdía el partido, por ende, la categoría. Pero la burla estaba consumada. Huracán tenía tres votos en la mesa de AFA y los hizo valer. El Tribunal de Faltas decidió que el partido debía jugarse nuevamente. 

Sentada granate en el Monumental.
Sentada granate en el Monumental.

El 16 de febrero de 1950 se jugó el cuarto partido. En el estadio de River Plate, Huracán ganaba 3 a 2 hasta que promediando el segundo tiempo, el árbitro austriaco Wally Muller no cobró un penal evidente a favor del equipo del sur. En la jugada siguiente, cobró uno muy discutido a favor de los muchachos de Parque de los Patricios.

Los futbolistas granates realizaron una sentada. No dejaron ejecutar la pena máxima. El árbitro suspendió el partido. Días después, el mismo Tribunal que ante similar situación falló a favor de Huracán, esta vez dio por perdido el partido a Lanús.

1950. OTRA DEFINICIÓN QUEMERA

Enrique Cerioni, figura quemera en aquel 1950.
Enrique Cerioni, figura quemera en aquel 1950.

Aquella definición ante los granates no fue la única vez que el Globo de Parque Patricios sintió el frío filo del descenso. Al año siguiente, en 1950, volvió a jugar otra definición. Con Rosario Central ya descendido, quedaba una plaza que recaería en Tigre (29), Quilmes (28) o Huracán (28). En esa última jornada, el Globo igualó 1 a 1 con Gimnasia en el Ducó. En Guido y Sarmiento, Quilmes goleó 5 a 1 a Tigre. Huracán y Tigre tenían que jugar un desempate.

El primer partido, disputado el 3 de diciembre, finalizó con victoria 3 a 1 de los quemeros. La revancha, jugada una semana después en el Monumental alejó toda duda: goleada 5 a 1, con tantos de Octavio Caserio (2), José Vigo (2) y Héctor López.

1977. LA INTERMINABLE NOCHE DEL GASOMETRO

El marplatense Osmar Miguelucci fue el héroe de la salvación calamar en 1977.
El marplatense Osmar Miguelucci fue el héroe de la salvación calamar en 1977.

Fue, tal vez, la noche más dramática en la historia del fútbol argentino. 16 de noviembre de 1977. En el Gasómetro de Avenida La Plata, Platense y Lanús jugándose la permanencia en la máxima divisional.

Noventa minutos sin mover el marcador. Alargue. Tampoco se movió el resultado. 0 a 0. Ya era medianoche. Serie de cinco penales que finalizó igualada en cuatro. Era necesaria una segunda serie, esta vez de dos penales. Arrancó Platense la serie convirtiendo la Bruja Juárez. Guillermo Zarate igualó para Lanús. Osvaldo Niro desvía su penal. Si el enrulado Adolfo Benejú convierte, Platense vuelve a los sábados. Su remate lo detiene el arquero Miguelucci. Era necesaria otra serie de dos. Convirtieron todos. Fermín Rivero y Carlos Pinasco para Platense. Javier Barrera y Rubén Giachello. Era necesaria una tercera tanda de dos penales. madrugada del jueves 17 de noviembre. El duro central Jorge Peremateu desvía su remate. Arquero contra arquero. Miguelucci y el Loco Rubén Sánchez. Ataja el calamar. Serie igualada. Le toca patear a Miguelucci, pero se hace el distraído. El veterano árbitro Roberto Barreiro que no se percata y fue Arturo Juárez quién convirtió el gol calamar. 12:37. Si el amenazado Miguelucci le tapa el penal a Orlando Cárdenas, será Platense quien continúe en Primera División. Así lo hizo. Una de las noches más emotivas en la historia del fútbol argentino finalizó con la Nacía el mito de Los Fantasmas del Descenso.

 

1983. ESTA LA GANO UNION

El Metropolitano de 1982 finalizó en febrero del año siguiente. Campeonato disputado con fechas entresemana, sobre el final del mismo la lucha por la permanencia se hizo muy reñida. Sarmiento de Junín, casi descendido, comenzó a ganar. Quilmes, subcampeón del Nacional, comenzó a ocupar los últimos puestos de la tabla. Racing y Nueva Chicago estaban en esa misma situación. Curiosamente, Unión de Santa Fe había caído en una zona de extremo peligro con una racha negativa que superaba las diez jornadas.

Miércoles 5 de febrero de 1983. 36º fecha. Ultima y definitoria. Sin promedios, los dos últimos descendían. ¿Cómo llegaban? Sarmiento (24), Quilmes (25), Unión (25), Nueva Chciago (26). Racing, ya salvado (28). En esa fecha, Quilmes recibía en su estadio a Instituto. En la Bombonera, Racing a Nueva Chicago. Pero el partido estaba en Santa Fe: Unión vs Sarmiento.

Gustavo De la Llera desmayado.
Gustavo De la Llera desmayado.

En la capital provincial todo fue indigno. El plantel de Sarmiento fue recibido de la peor forma. El vestuario irrespirable por fluidos tóxicos en el piso. Gustavo De la Llera, defensor sarmientista, contó a Xenen.com.ar la experiencia. El partido comenzó a pesar de la severa irregularidad. Por su parte, Racing jugó un partido sospechosamente liviano ante Nueva Chicago. Quilmes, de movida, liquidó su partido ante los cordobeses.

Con ese resultado, y el empate parcial ante los verdes, la suerte de Unión y Sarmiento estaba sentenciada. Promediando el segundo tiempo se produjo un prolongado corte de luz. Lo que sucedió en el mismo queda en la intimidad de quienes estuvieron en el campo de juego. Una vez restablecida la iluminación artificial, Ramón Centurión marcó el gol de la victoria unionista. Igualidad en 27 puntos entre Unión y Quilmes. Partido desempate.

Marcos Capocetti convierte el penal del triunfo y permanencia tatengue. Año 1983.
Marcos Capocetti convierte el penal del triunfo y permanencia tatengue. Año 1983.

Curiosamente, AFA dispuso que el partido se juegue en Junín. Domingo 20 de febrero. Esa tarde, Unión venció 1 a 0 a Quilmes, gol convertido por Marcos Capocetti de tiro penal. Super Manuel Corral, histórico presidente tatengue, confesaba su cábala a El Litoral: “Tengo puesto el calzoncillo que usé cuando volvimos a Primera en el ‘74. Ahora, los muchachos me pidieron que lo traiga. Otra vez ganamos, lo vuelvo a guardar”. 

1987. NUEVAMENTE PLATENSE

Con la reestructuración del fútbol en 1986, los campeonatos comenzaron a jugarse entre dos años. La temporada 1986/87 tuvo, como particularidad, el regreso de dos grandes como Racing Club y Rosario Central a la Primera División. Como fue de esperar, ninguna de las Academias estuvo en las zonas bajas de la tabla. Es más, la rosarina se consagró campeón del certamen.

6 de mayo de 1987. El equipo de Temperley que perdió la categoría: Pavón, Puentedura, Marioni, Tanucci, Dalla Libera, Ruiz; Barrella, Matuszcycz, Ballejo, Dobrowski y Cabrera.
6 de mayo de 1987. El equipo de Temperley que perdió la categoría: Pavón, Puentedura, Marioni, Tanucci, Dalla Libera, Ruiz; Barrella, Matuszcycz, Ballejo, Dobrowski y Cabrera.

El descenso era cosa de tres. Por un lado, el débil Deportivo Italiano. Por otra parte, Temperley y Platense. Los Azzurros fueron los primeros en perder la categoría. Llegada la última fecha, en el sur, el Gasolero debía recibir a Rosario Central, que de empatar lograría la hazaña de ascender y consagrarse campeón. Platense lo tenía complicado: debía visitar a River en el Monumental. Una victoria celeste o una derrota en Núñez sería el punto final del milagro calamar.

La historia es conocida: Temperley y Central igualaron 1 a 1. Por su parte, River – que derrotaba 2 a 0 a Platense – terminó cayendo 3 a 2, goles de Miguel Angel Gambier. Era necesario un partido desempate para dirimir el descenso.

platense-3-2-RIVER

El mismo se jugó el miércoles 6 de mayo de 1987 en el Palacio Ducó. Platense venció 2 a 0 con goles de Gambier y Alfaro Moreno. ¿Un nuevo milagro? Para Chamaco Rodriguez, entrenador calamar,  no lo fue. Así lo dejó plasmado en una entrevista finalizado el partido: “¿Milagro? ¡Que va a ser un milagro! En el fútbol esa palabra no existe. Como no quiero que digan que nos salvamos. Los periodistas tienen mala memoria, porque se olvidan que Platense perdió puntos sin merecerlo y Temperley sumó dos puntos en el Tribunal por el doping de Centurión. Sin embargo dimos vuelta un resultado contra River y ganamos hoy. ¿Sabés porqué? por en estas situaciones hay que tener algo adentro de los pantalones que no es precisamente el número, y Platense lo tuvo”.

 

1988. RESPIRA LA ACADEMIA DE NUEVA ITALIA

Racing de Córdoba modelo 1987/88: Escobedo, Noriega, Quiñones, Chazarreta, Serrizuela, Ramos. Abajo: Amuchástegui, Roldán, Bianco, Chaparro y Ferreyra.
Racing de Córdoba 1987/88: Escobedo, Noriega, Quiñones, Chazarreta, Serrizuela, Ramos. Abajo: Amuchástegui, Roldán, Bianco, Chaparro y Ferreyra.

La temporada 1987/88 deparó otra definición por la permanencia. La particularidad es que la misma incluyó a dos equipos provinciales.

Consumado el descenso de Banfield, la otra plaza era una disputa, mano a mano, entre Racing de Córdoba y Unión de Santa Fe. Dueños de historias con gloria, ese campeonato encontró a los dos clubes en una carrera desesperada por la salvación.

Los santafesinos tenían un mix de veteranos, como Pablo de las Mercedes Cárdenas, Lito Bottaniz Jorge García; El talentoso colombiano Antony De Avila, y pibes que pintaban muy bien: Oscar Passet, Julio Toresani, Ricardo Altamirano o un tal Alberto Federico Acosta. La Academia de Nueva Italia tenía a los históricos Juan Manuel Ramos, Lucio del Mul y Pascual Quiroga. La fuerza de José Tiburcio SerrizuelaVictor Sotomayor y el talento de Raul de la Cruz Chaparro.

Beto Acosta festeja su gol contra el Racing cordobés. El mismo que forzó el desempate.
Beto Acosta festeja su gol contra el Racing cordobés. El mismo que forzó el desempate.

Llegadas las últimas tres fechas, la Academia tenía una ventaja de dos puntos. En la 36º, Racing venció a Ferro 2 a 1. Por su parte, Unión goleó 4 a 1 a Estudiantes. En la fecha siguiente, Unión derrotó 3 a 0 a Ferro (tres goles de Acosta) y Racing venció 2 a 0 a Argentinos Juniors. En la última fecha, Unión recibió a Racing de Córdoba. El estadio 15 de Abril estalló. Unión ganó 1 a 0 y forzó el desempate.

AFA pautó el partido de permanencia en Capital Federal. En la Bombonera, miércoles 8 de junio, a partir de las 15hs. Goles en el primer tiempo. Racing de Córdoba abrió el marcador por intermedio de Omar Joaquín Cabral. Igualó Marcelo López. Finalizado el tiempo reglamentado, se jugó media hora de alargue. Pasadas las 17:30, comenzó la definición por penales. Jorge García falló el suyo. El petiso Chaparro mantuvo a la Academia de Nueva Italia en la máxima divisional.

Festejo cordobés en la Bombonera. El negro Marchetta era el más feliz de todos.
Festejo cordobés en la Bombonera. El negro Marchetta era el más feliz de todos.

El más exultante era Jorge Pedro Marchetta. El entrenador cordobés declaraba: “Este es un grupo que estuvo muy solo; creo que apenas si nos acompañaron dos o tres personas y en los momentos más difíciles esas presencias fueron fundamentales. Por eso, este festejo alocado que no es común en mí y que cuando todo terminó, me hizo salir del banco a festejar como si fuera un loco. Cuando Chaparro convirtió el último penal, creí que el corazón me estallaba”.

 

1990. FÁCIL VICTORIA DE FOR EVER

La temporada 1989/90 fue el último antes de la re-estructuración de campeonatos Apertura y Clausura. Fue un año negro para el fútbol cordobés.

Rodolfo Motta en andas.
Rodolfo Motta en andas.

Instituto de Córdoba, atravesado por durísimos conflictos económicos, estuvo descendido mucho tiempo antes que la matemática lo decretara. El otro descenso, le correspondería al Racing cordobés o Chaco For Ever. 

La Academia comenzó el campeonato con la dirección técnica de Rodolfo Motta. Luego de una serie de malos resultados, renunció a su cargo. Quedó a cargo del equipo Abel Ernesto Herrera, preparador Físico del enrulado entrenador. Motta entendió la continuidad de Herrera como una traición. Curiosamente, meses más tarde, Motta fue contratado por Chaco For Ever.

Rubén Tanucci y Jorge Cruz Cruz, dos puntales de aquel Racing cordobés.
Rubén Tanucci y Jorge Cruz Cruz, dos puntales de aquel Racing cordobés.

En la recta final del campeonato, la salvación del Racing parecía una quimera. Pero a veces se dan ciertos milagros. En la penúltima fecha, For Ever logró un meritorio empate en la Bombonera, pero Racing goleó 4 a 2 a Newells en el Parque de la Independencia. En la última fecha se jugaban la vida. Chaco recibía a Argentinos Juniors. Racing a Boca en Nueva Italia. ¿Como era la situación? Como dividían con diferente coeficiente, la situación era la siguiente: Chaco, ganando, zafaba. Igualando, pero ganando Racing, habría desempate. Para los muchachos de Córdoba, era obligatorio ganar y rezar.

20 de mayo de 1990. Daniel Ergo pronto convirtió el gol de Racing. Luis Scatolaro hizo lo propio en Resistencia. El partido finalizó antes en Nueva Italia. En el vestuario ya palpaban el descenso. Pero en el minuto 47 del segundo tiempo, Antonio Vidal González revivió las esperanzas cordobesas marcando la igualdad en Resistencia. Era necesario un desempate.

LDT 1990 Festejo For Ever
Festejo final y permanencia para Chaco For Ever.

El mismo se realizó el viernes 25 de mayo. Nuevamente la Bombonera. Esta vez no hubo equivalencias. Ortolá abrió el marcador en la primera etapa para Chaco For Ever, que no dejó lugar a dudas: en el segundo tiempo marcó cuatro goles más. Tres en los pies de Luis Américo Scatolaro. Descenso y vía crucis para el Racing cordobés. Fiesta para Chaco.

Finalizado el desempate, Rodolfo Motta recordó: “Este es el mérito de todo un plantel, porque en ningún momento escatimaron nada. Los últimos partidos fueron tremendo y los jugadores terminaban todos contracturados por el enorme esfuerzo. ¿Abel Herrera? No siento ningún tipo de revancha. No se comportó con ética y nada mas”.

2011. UN PASO PREVIO AL CADALSO

Curiosamente, tuvieron que pasar muchos años para vivir otra definición por la permanencia. Esta vez con un aditamento. A partir de 2000 comenzó a disputarse la modalidad de Promoción. Un invento español por el cual dos equipos de Primera División debían enfrentar a similares de ascenso. Pero en 2011, volvimos a vivir otra definición a cara o seca.

El equipo de Huracán que perdió la categoría ante Gimnasia.
El equipo de Huracán que perdió la categoría ante Gimnasia.

El sábado 18 de junio se disputó una jornada inolvidable. Al vértigo de una definición apasionante se sumó la posibilidad que River Plate jugara una Promoción. Tres equipos históricos muy complicados con el descenso: Quilmes, Huracán y Gimnasia. Los cerveceros, que perdiendo descendían directo, recibían a Olimpo. El Globo, con un punto de ventaja sobre Gimnasia, debía jugar ante Independiente en Avellaneda. El Lobo recibía a Boca en 60 y 118.

Guillermo Barros Schelloto.
Guillermo Barros Schelloto.

En aquella lluviosa tarde, los goles de Silvio Romero y Leandro Díaz comenzaron a sellar la suerte riverplatense. En el sur, Matías Ibáñez – que había reemplazado al lesionado Laureano Tombolini – atajó como nunca en su vida. Martín Rolle la metió y Quilmes bajó a la B Nacional. Faltando pocos minutos, Gimnasia vencía 2 a 1 a Boca, con goles de Guillermo Barros Schelloto. Independiente goleaba sin piedad a Huracán. Parecía sellada la suerte quemera, hasta que Christian Cellay – un ex Huracán – igualó sobre la hora en el Bosque y forzó el desempate entre Huracán y Gimnasia.

El desempate se jugó en la Bombonera. Como en 1988 y 1990. El equipo tripero venció 2 a 0, goles de Lucas Castro y Claudio Graff. Huracán dio ventajas al jugar con nueve hombres gran parte del partido. Descenso para Huracán y cadalso para Gimnasia, quién días más tarde perdió la categoría en la Promoción, a manos de San Martín de San Juan.

 

2014. DUELO SANTAFESINO PARA SEGUIR EN PRIMERA

El Torneo Final 2014 entregó una definición espectacular. Con Argentinos Juniors y All Boys ya descendido, los dos lugares restantes eran cosa entre Atlético Rafaela, Colón y Godoy Cruz de Mendoza. Pero los sabaleros estaban viviendo un momento muy particular.

torneo-final-1888322w640

La comisión presidida por Germán Lerche había sumergido al club en un caos económico e institucional era demencial. Esa temporada 2013/14 estuvo signada por dos acontecimientos: la quita de seis puntos decretada por FIFA por una deuda del pasado por el pase de Juan Carlos Falcón; y la medida de fuerza que llevaron adelante los jugadores no presentándose a jugar el partido ante Atlético Rafaela por el Torneo Inicial.

Aquel 19 de noviembre de 2013 una buena cantidad de público se encontraba en el estadio. Los jugadores reclamaban el pago de siete meses de sueldos adeudados. Desde Futbolistas Argentinos Agremiados les aconsejaron no presentarse a jugar el partido. Eso hicieron. El árbitro Dario Herrera lo dejó plasmado en el informe y el encuentro se dio por finalizado, con victoria rafaelina.

Bastia-Colon-consuela-Curuchet-descenso_OLEIMA20140525_0012_3

La última fecha del Final 2014 fue increíble. Godoy Cruz derrotó a Racing y salvó la categoría. Rafaela dio vuelta el partido sobre la hora y venció 2 a 1 a Arsenal. Colón igualaba 1 a 1 con Olimpo en el Cementerio de los Elefantes. Pero en tiempo de descuento, Lucas Alario convirtió el gol de la victoria, generando una locura desbordante.

Finalmente, la última confrontación definitoria de permanencia se dio el 24 de mayo de 2014. Aquel sábado por la tarde, en el Gigante de Arroyito, Atlético Rafaela venció 1 a 0 a Colón de Santa Fe, gol convertido por Rodrigo Depetris.

Comentarios

comentarios