Otra vez Banfield. El Caso Monjo.

274

En 1939, el Club Atlético Banfield fue castigado por el primer caso de soborno comprobado. En 1941, los dirigentes verdiblancos volvieron a incursionar por el mismo sendero.

Banfield comenzó el campeonato de 1941 con algunos resultados importantes, como los meritorios empates ante Independiente y River Plate. Sobre todo la victoria 5 a 1 sobre Racing Club. Para la 10º fecha, partido a jugarse el 1 de junio, Tigre visitaba Peña y Arenales.

El viernes 30 de mayo, dos directivos banfileños visitaron a José Monjo, arquero tigrense. Le ofrecieron un importante dinero, 500 pesos, para ir a menos en el partido que jugarían el fin de semana.

Al día siguiente, el arquero declaró de oficio en AFA. Acordó fingir aceptar el ofrecimiento. El domingo, Tigre goleó 5 a 0 a Banfield, goles convertidos por Raimundo Sandoval (2), Miguel Careri (2) y Mario Tosoni.

Monjo, que había cobrado el dinero por adelantado, tuvo una enorme actuación y debió retirarse del estadio custodiado por tres guardaespaldas. La investigación continuó, pero fue el propio Monjo quién puso trabas al negarse a dar nombres de sus sobornadores.

Finalmente fue Enrique Romero Lupis, entrenador de Banfield, quién confesó entregar los 500 pesos al arquero. Fue Monjo quien pidió dejar sin efecto la acusación contra Lupis. A los pocos días, el Tribunal de Penas emitió su veredicto: sesenta días de suspensión para Banfield e inhabilitación perpetua para Lupis.

A pesar de los 16 puntos que perdió el equipo fuera de la cancha, Banfield zafó milagrosamente del descenso. Fue en la última jornada, enviando a Rosario Central a la B.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

 

Comentarios

comentarios