“Vuelvan a la cancha. Vayan, sean hombres, jueguen y ganen”

1170

Frase histórica de José Omar Pastoriza en la mítica noche del 25 de enero de 1978.

Segunda final del Nacional 1977. La Boutique se había engalanado para la vuelta olímpica. Talleres de Córdoba ante la posibilidad del título. En frente, Independiente. En Avellaneda habían igualado 1 a 1. Catorce minutos del segundo tiempo. Claro gol con la mano de Ángel Bocanelli que convalidó el árbitro Roberto Barreiro. 2 a 1 arriba la T. Todo Independiente le protestó. Tres expulsados: Enzo Trossero, Omar Larrosa y Rubén Galván. 

El equipo se quería ir del campo de juego. Fue el Pato Pastoriza, guerrero de mil batallas, quién los paró en seco y les dijo: “Vuelvan a la cancha. Vayan, sean hombres, jueguen y ganen”

A los rojos les servía el empate por gol de visitante. A falta de siete minutos, y con tres jugadores menos, la mítica pared entre Mariano Biondi y Ricardo Bochini (el día que cumplía 24 años), para marcar el empate y una hazaña única.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

 

Comentarios

comentarios