Campeonato de 1937: ningún empate 0 a 0

663

En días infames para la patria, el fútbol porteño era una fiesta. En 1937 los ataques superaron a las defensas. Todos los fines de semana goleadas en alguna cancha, y una particularidad histórica: ninguno de los 306 partidos disputados aquel año finalizó igualado 0 a 0.

River Plate fue el campeón del torneo. Junto a los últimos toques de calidad de dos bronces como Renato Cesarini y Bernabé Ferreyra, dos jóvenes llamados a hacer historia grande en el fútbol argentino: Adolfo Pedernera y José Manuel Moreno. La segunda vuelta millonaria fue sencillamente espectacular: tan sólo cedió tres puntos jugados. Uno de ellos en un partido sensacional ante Racing en la vieja cancha de Avenida Alvear, cuando aventajaban a los de Avellaneda por 4 a 1.

El partido del año se jugó el 17 de octubre en aquella vieja cancha riverplatense en Recoleta. Esa tarde River recibió a Independiente. Puntero y escolta. Fue una fiesta de goles. Los locales vencieron 4 a 3, con goles de Bernabé Ferreyra, Adolfo Pedernera, Carlos Peucelle y Eladio Vaschetto. Para los rojos marcaron Emilio Reuben, Vicente de la Mata y Arsenio Erico.

En todo el campeonato de 1937 se convirtieron 1285 goles, siendo el paraguayo Arsenio Erico el goleador del torneo con 47 goles.

En ese torneo de 1937, el promedio de gol por partido fue de 4,19. Irrepetible.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

Comentarios

comentarios