Argentina 2 – 1 Uruguay. Amistoso 1924

401

Barracas, 2 de octubre de 1924. Martes laborable. Una multitud en Sportivo Barracas para ver la reprogramación del partido entre nuestro seleccionado y los campeones olímpicos.

Días antes, el partido debió suspenderse por la enorme cantidad de público que ingresó sin entradas y casi provoca una tragedia. Los uruguayos aceptaron jugar el partido en caso que se colocara una alambrado perimetral. Se hizo en tiempo récord. Nacía el alambrado olímpico.

Esa tarde, minutos antes de las tres de la tarde, Césareo Onzari marcó el mítico gol olímpico. Argentina ganó 2 a 1 en un partido histórico. La gran estrella de la tarde fue ese arquero que días antes se fue en andas de Montevideo. Américo Miguel Tesorieri era el ídolo de todos los pibes en la patria. Cantaban aquello de “Tenemos un arquero, que es una maravilla, ataja los penales sentado en una silla“.

Un Buraco en el Tiempo…

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

Comentarios

comentarios