El turbio descenso de Vélez Sársfield.

6200

22 de diciembre de 1940. En el Fortín de la calle Basualdo se masticaba bronca. Vélez Sarsfield acaba de perder con San Lorenzo de Almagro y perdía la categoría. En cancha de Atlanta, el local goleó al gran Independiente de Erico y De la Mata en un partido que todos sabían que estaba amañado.

Aquella fue una de las jornadas más lamentables en la historia de nuestro fútbol. En esa última jornada, bohemios y fortineros se jugaban la categoría. Ambos venían de padecer goleadas en la fecha previa. Atlanta recibió siete por parte de River Plate. Vélez seis en su visita a Tigre. Atlanta 26, Vélez 25 puntos.

Cuenta la historia que la semana previa al partido fue febril. Ambos equipos arreglaron sus triunfos. Vélez de palabra ante San Lorenzo. Atlanta a cambio de una de sus figuras: José Pepe Battagliero. Half izquierdo, símbolo del equipo de Villa Crespo, pretendido por Independiente.

Pepe Battagliero pasó de Atlanta a Independiente a cambio de perder el partido. Con los Rojos, jugó 156 partidos, entre 1941 y 1948.
Pepe Battagliero pasó de Atlanta a Independiente a cambio de perder el partido. Fue la prenda de cambio. Con los Rojos, jugó 156 partidos, entre 1941 y 1948.

Cinco de la tarde. Comenzaron ambos partidos. Los primeros minutos en Liniers parecían amistosos, pero en una jugada, un delantero velezano lesionó al zaguero visitante Santiago Carigano. Se acabó la tregua. San Lorenzo jugó el partido a ganarlo.

Por su parte, en la calle Humboldt los goles caían de a pares. Finalizado el primer tiempo, Atlanta ganaba 6 a 0. Cuando el equipo de Independiente salió a jugar el segundo tiempo, desde la tribuna roja comenzó una silbatina nunca antes escuchada. Los jugadores hicieron el esfuerzo y convirtieron cuatro goles en veinte minutos.

San Lorenzo venció, no sin esfuerzo, 2 a 0 a Vélez Sársfield, goles del Vasco Isidro Lángara, quién se consagró goleador del certámen junto al paraguayo Delfín Benítez Cáceres. Atlanta en primera, Vélez al ascenso. Pepe Battagliero firmó con Independiente en los primeros días de enero de 1941.

Se consumó así una de las páginas más oscuras de nuestro fútbol.

Por Carlos Aira

Comentarios

comentarios