JUAN ANTONIO PIZZI

822

Un canalla con acento español

 

  1. Nació en la ciudad de Santa Fe, el 7 de junio de 1968
  2. Comenzó en las divisiones inferiores de Rosario Central. En 1986, con sólo 18 años, chocó con Roberto Bonano. Producto del mismo perdió su riñón derecho.
  3. Debutó en primera el 8 de junio de 1988 de la mano de Don Angel Tulio Zof. Esa tarde, Rosario Central enfrentó a River Plate en Arroyito en el marco de la Liguilla Pre-Libertadores. Igualaron 0 a 0.
  4. Tuvo tres pasos por el club rosarino. En su primer paso marcó 30 goles en 63 partidos, formando delantera con el Pichi Escudero y Fernando Lanzidei. Volvió en 1999, para formar delantera junto a Rafael Macesaratessi. En total, jugó 137 partidos, con 72 goles.
  5. En 1990 fue transferido al Toluca mexicano. Tal vez la etapa menos reconocida de la carrera de Juan Antonio Pizzi, pero que le sirvió para hacer pié en Europa, cuando no cualquiera ocupaba plaza de extranjero. 12 goles en 30 partidos jugados en el Toluca fue su marca en tierra azteca.
  6. En 1991 fue transferido al CD Tenerife. Sin dudas, el máximo ídolo en la historia del club canario. Un promedio de gol alucinante para un equipo – que dirigido por Jorge Valdano – hizo historia. En aquel Tenerife jugaban también los argentinos Fernando Redondo, Ezequiel Castillo y Oscar Dertycia. Pizzi convirtió una suma increíble de goles para un club pequeño del fútbol español: 76 tantos en cuatro temporadas.
  7. En 1993 pasó al Valencia CF. al vez el punto más bajo de su carrera. En su plenitud tuvo una mala temporada en el equipo Ché, que lo contrató como salvador, pero hizo agua junto a un equipo que no hizo pié en toda la liga.
  8. Ya era internacional con la selección española, y en 1996 le llegó el espaldarazo con la transferencia a un grande-grande. En el FC Barcelona arrancó bien. Entraba en los segundos tiempos y la metía, pero cuando llegó Louis Van Gaal, se acabó el tiempo de Pizzi en la Ciudad Condal.
  9. En 1998 firmó para River Plate. En su regreso al fútbol argentino luego de ocho años no le tocó un buen año del millonario. El equipo venía de un ciclo histórico, y aquella temporada 98/99 fue de transición. Pizzi tuvo la suerte de acompañar los primeros pasos de un pibe que luego descolló: Javier Saviola.
  10. En el final de su carrera vistió las camisetas del Oporto (1999) y el Villarreal, donde llegó en 2002, semi-retirado, para reemplazar al lesionado Martín Palermo. En su carrera de casi tres lustros, disputó 508 partidos, marcando 221 goles.

Por Carlos Aira

Comentarios

comentarios